titulo
La bomba, la flema, y mis mejores 2007 deseos
Saturday 30 December 2006 [16:37]

ni puta gracia   Al abrir un ojo esta mañana, a las 8 y poco pico, decidí dejarme llevar (aconsejado por mi otro ojo) y continué durmiendo. Este pequeño detalle ocular me alejó de tomar el taxi a esas horas, como cualquier mañana, en dirección a la T-4 de Barajas.
   Un par de horas después, ya bien despierto y muy duchado, encendí el televisor: un coche-bomba había explotado a pocos metros del lugar donde cada mañana comienza mi jornada laboral. Entre las numerosas imágenes emitidas (cargadas de humo) apareció, precisamente, el testimonio en primera persona de un taxista mostrando a cámara los desperfectos de su vehículo. Y ese taxista no era yo… (conclusión: madrugar es malo).  

   Acudí pues a la T-2 (donde aterrizaron todos los vuelos desviados de la T-4) entre un número obsceno de ambulancias, Guardia Civil, Policía, Unidades Móviles de televisión y demás fauna motorizada al uso, hasta alcanzar la cabecera. 
   En dicho punto me topé con una larga fila de usuarios perfectamente organizada. Cada niño portaba una manta de la Cruz Roja, con cara de indiferencia (o de sueño); ni siquiera los más pequeños mostraban preocupación alguna, lo cual me hizo pensar que la costumbre de tantos años sufriendo ataques terroristas había terminado trascendiendo a lo genético

   No alcanzo a comprender los motivos que nos llevan a matar por meras cuestiones semánticas. Matar por el reconocimiento social de una Patria. Matar por un concepto abstracto que, bien planteado, ni siquiera existe. Al poema me remito:

                                         El clítoris,
                                         el alma,
                                         las cosquillas…
                                         esa es mi Patria.
                                         Alrededor no hay nada.

   En fin, FELIZ 2007 a todos los seres humanos racionales (racional significa racional). 





Moscú me mata
Friday 29 December 2006 [13:32]

asfalto ruso   Era Ruso, muy Ruso (altísimo, delgadísimo, palidísimo…), en su primer Aeropuerto en suelo español. Al sentarse a mi lado (y no detrás) me explicó con cierta dificultad léxica que era su primera vez. Había estudiado el idioma en una academia rusa.
   – Espaniol difisil. Estudiar aca…demia Moscú.
   – Hablas bien, bien. Tu español muy bien – yo también parecía gilipollas hablando así.
   - El suelo muy bien. En Rusia el suelo mal, mal, mal – me dijo haciendo gestos de traqueteo sobre el asiento. Traducido a nuestro idioma quiso decir que las carreteras en Rusia eran una mierda.
   – Suelo bueno en España.
   – ¿Cómo llamar suelo aquí…? – me preguntó señalando el pavimento.
   – Asfalto – dije.
   – As…fal…to. As…fal…to. As…fal…to.
   El Ruso se quedó pensativo, repitiendo “as…fal…to” en voz baja. Había aprendido una nueva palabra. 
   Al alcanzar su destino (Embajada Rusa, calle Velázquez) había un hombre esperándole. Nos apeamos y nada más sacar las maletas, mi nuevo amigo se acercó al otro y le dijo:
   – As…fal…to.





Los renglones torcidos del taxi
Wednesday 27 December 2006 [14:00]

quien maneja los hilos   Quien levantó el brazo parecía una mujer normal, un tanto abofeteada por el paso de los años, pero normal al fin y al cabo. Lo que no podía imaginar fue que, tras ella, montó otra mujer completamente demacrada, de rostro cadavérico, ojos fuera de órbita, cabello imposible, con pocos dientes (o ninguno), fruto evidente de toda una vida como heroína de la drogaína. No era demasiado joven pero tampoco demasiado mayor. Comenzaron a soltar frases soeces y la más demacrada eructó una vez (“este te lo dedico“), luego otra (“este pa mí“), y luego otra (“este pa las dos“). Según lo recogido en su posterior diálogo supuse que la más “normal” trataba de sacarle toda la pasta posible a la otra. Hay algo más bajo que lo más bajo, y es aprovecharse de lo más bajo.
   De repente sentí un olor nauseabundo, insoportable. La más demacrada le dijo a la otra que tenía que ir al baño, urgente, y me temí lo peor. Bajé la ventanilla, pese al frío, pero me pidieron que la subiera: no eran conscientes de su propio hedor. Al bajarse, tras un trayecto atroz, la más demacrada corrió como pudo hacia el bar más cercano. Al verla en tal estado, tan sólo pude alzar la impotencia de mis puños hacia un cielo inalcanzable, de un color bien jodido.
   Si existe un Dios (ejemplos como este me hacen dudar) me gustaría hacerle un par de preguntas. En tal caso, si ese Dios se encarga de manejar las cuerdas de aquella pobre mujer, que le metan en un psiquiátrico, urgente. Y que luego me pasen la factura





La carrera más corta del taximundo
Tuesday 26 December 2006 [14:09]

se ha pasado tres pueblos   Noche del 25 de Diciembre (Navidad jubilosa), 3 de la madrugada. Una mujer de mediana edad me para en General Perón esquina Orense, aprovechando un semáforo en rojo.
   – ¿Me lleva a Capitán Haya 13, por favor?. Madre mía, qué frío. Llevo casi 20 minutos esperando un taxi…

   Y como no me lo podía creer, marqué el destino en mi Navegador para comprobar que, efectivamente, marcaba un trayecto de 275 metros; poco más de 30 segundos (semáforo en rojo incluido). Tras esos 20 minutos de espera, y por ese trayecto, la mujer abonó casi 10 € (bajada de bandera, 2.90 €; suplemento de Navidad, 6 €; y trayecto, propiamente dicho, 0.35 €). Me tendió un billete de 10 € y salió del taxi, caminando, sin demostrar minusvalía alguna. En un principio pensé que no conocía la situación exacta del destino, pero al sacar las llaves y abrir el portal deduje que aquella mujer era plenamente consciente de la distancia recorrida. No entiendo nada.





Felissses Fiessstas (desde lo más profundo de mi taxi)
Sunday 24 December 2006 [13:34]

mi mano y la tuya   A Oskarsantamaria, Matritensis, Miada (siempre al pie del cañón, desde mis principios),  Ro, La Rateta, Peck (sangre roja de mi sangre roja), Carlos, Pakito, Gustavo Lopez, Jorge, Vanessa (conozco esos ojos eternos), Sonia, Paco Rodriguez, Pilar (cuestión de cromosomas), Jose Manuel, Joselu, Pep, Angel, Simpulso (le quiero más que a mi vida), Taxiflog, Sin Plomo, Fary, Luna, Jose, Cava Baja (mi webmaster y sin embargo amigo), Jose Luis, Taxidriver (woman), Alpercor, Shoegal (siempre conjuntada), Vagoneta, E (siempre E), Crazy-Driver, Angeles (con cariño), Maria y todos aquellos que, desde su cyberanonimato han contribuído a crecer este pequeño-gran círculo de taxiamigos que creen en el poder de la palabra y de la piel como arma de destrucción (+IVA). A todos, un tremendo y asfixiante abrazo:

   Feliz Navidad (laica) y próspero taxi nuevo. Feliz cenita, feliz familia, y espero que al menos por unos pocos nanosegundos os acordéis de todo aquel que en estas (y otras) fechas pasa hambre, frío o ha sido contagiado por la cruda enfermedad de la tristeza.





Conversaciones públicas (de gestión privada)
Friday 22 December 2006 [20:23]

guiones de gestión privada   Supongamos que todas las Asociaciones de Taxis deciden, por mayoría, que las conversaciones entre el taxista y el cliente sean de Gestión Privada. Imaginemos que una especie de Factoría de Ideas, a modo de subcontrata, gestione nuestro ingenio en cada conversación; que nada más montarse el cliente e indicarnos su destino, comencemos a hablar del tiempo (del frío o del calor) siguiendo un guión contrastado con el Instituto Meteorológico de turno,  también subcontratado, y que el cliente nos haga comentarios cuya réplica suponga consultar a esa subcontrata de las Ideas (vía GPRS). Supongamos que el taxista tuviera que pagar una cuota anual para mantener esa Gestión Privada, y así desentenderse de todo comentario particular que implique un esfuerzo  creativo adicional.
   Supongamos que todas nuestras frases ingeniosas fueran previamente redactadas por un guionista desde Tanger.
   Supongamos que alguien nos escribiera el guión de lo que hacemos, de lo que comemos, de lo que decimos, de lo que besamos…
   Supongamos que me cago en la Gestión Privada.





Conflicto interno por culpa de una rosa (rosae)
Wednesday 20 December 2006 [21:22]

pensando en ella   Esta misma mañana, al limpiar el interior del taxi, encontré una rosa (verídico) bajo mi asiento, completamente intacta. Según su perfecto estado de conservación me dispuse a realizar una autopsia morfológica (pétalos, tallo, hojas… cual CSI Taxitronic) mientras hacía balance de todos los usuarios de mi taxi en las últimas 24 horas.
   Conclusión: Ni puta idea.
   Por una parte nadie había coqueteado conmigo (ni hombres ni mujeres), ni había visto portador alguno, ni indicios, ni nada. 
   Por otra parte la rosa estaba muerta.
   Por otra parte me encontraba en la obligación moral de enamorarme de quien fuera (siempre que hubiera dejado la rosa bajo mi asiento intencionadamente).

   Así pues, para aclarar este inmenso conflicto sentimental, acudí al cuarto de baño y me senté, pensativo (el retrete siempre ha sido mi lugar preferente para ordenar las ideas), con cara de otro planeta, pensando en mí y en ella. No sé…





nilibreniocupado (poema versión 5.1)
Tuesday 19 December 2006 [14:27]

mi otro yoCielo, alquitrán,
cambio de tarifa…

Tu dedo
y mi ojo por ojo
y tu diente,
y mi diente,
y tu vientre
cosido a esa nube

Y tu voz,
y la calle,
la gaviota
(flipándolo todo),
y el párpado,
el lodo

Y cada esquina,
y cada espina,
y cada mina,
y cada lápiz
que camina
 
Y cada espacio abierto, 
y cada verso incierto, 
y cada pizca de miseria,
y cada brazo mutilado
que me abraza

Y cada peso,
y cada verso,
y cada beso,
y el orgullo…

mi otro yo
   también es tuyo,
   mi amor,
   mi amor,
   mi amor, mi amor, mi amor…  





El Bluetooth discrimina a los locos
Monday 18 December 2006 [20:57]

la mitad de un loco   Tras varios minutos de silencio sepulcral aquella mujer, mirándome a través del espejo, dijo:
   – ¿Qué tal estás?… Te he echado de menos.
   – Pero… ¡si ni siquiera nos conocemos! – contesté, perplejo.
   Ella continuó hablando, pero esta vez contestó a una frase que nada tenía que ver con la mía, riéndose al percatarse del malentendido. Y al llevarse con la mano el pelo tras la oreja, me enseñó uno de esos pinganillos inalámbricos alicatado a la misma. Estaba hablando por teléfono y yo había quedado como un gilipollas.

   Tiempo atrás, cada vez que en un semáforo me percataba del típico conductor que hablaba solo, pensaba del susodicho que estaba como una puta cabra. Ahora, desde la aparición del maldito bluetooth, no puedo evitar pensar (para mi desdicha) que se encuentra hablando por teléfono. La tecnología nos ha hecho perder esa gran virtud de conocer el grado de locura del que tenemos enfrente.

   De todos modos, he decidido hacer media a mi antojo. La mitad de los que hablan solos en el coche se encuentran hablando por teléfono y la otra mitad están como una puta cabra.

   Aun así, me quedo con la duda… ¿a qué mitad pertenece el interlocutor de la foto?.





No hay taxis en Plutón
Sunday 17 December 2006 [15:11]

Plutón sin taxis   Los viernes por la noche, los sábados por la noche no hay taxis en Madrid.

   Cuando el taxista sufre un golpe de chapa que le impide trabajar, llega al taller y el responsable de turno le dice que hasta dentro de un mes no podrá reparar su coche. El taxista se queda un mes sin trabajar por culpa de esa lista de espera. Luego ese mismo responsable del taller sale un viernes de copas por Gran Vía y no encuentra taxis, y se queja, claro.

   Cuando el taxista sufre una dolencia que le impide trabajar acude a la Seguridad Social para pedir cita con el especialista, y se la dan, claro, pero para dentro de 6 meses. Esa misma persona que le ha dado cita sale la noche del sábado de copas por la zona de Azca y no encuentra un taxi y se queja.

   El autobús es un servicio público subvencionado por el Ayuntamiento. El Metro es un servicio público subvencionado por la Comunidad de Madrid. El taxi es un servicio público que, lejos de ser subvencionado por uno o por otro resulta un negocio redondo para ambos.

   ¿Que ha subido la bajada de bandera 1 € para los viernes y sábados noche?. Es cierto. Pero también es cierto que para cambiar la programación del taxímetro que incluya esa subida previamente el taxista ha tenido que pagar cerca de 50 € (gastos de programación y nueva ITV del taxímetro), lo cual supone que comenzará a ser rentable después de 50 bajadas de bandera nocturnas.

   ¿No hay taxis en Madrid?. Puntualicemos: No hay taxis en Gran Vía-Cibeles, Alonso Martínez y Azca. Tampoco hay Metro, pero parece que ese dato no es motivo de queja. Habría que preguntarse por qué de las 15.400 licencias sólo trabajan en esas franjas 4.000. Y muchos de esos clientes crispados tienen la culpa de ello cuando, de propina, nos regalan un vómito en la tapicería (…).

   Pero tampoco hay taxis en Plutón. ¿Alguien ha escuchado a los plutonianos quejarse?. Pues eso.  





Página siguiente >>
Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -