titulo
Mi Doctorado en “ambientadores de pino”
Wednesday 28 February 2007 [13:00]

mujer tóxica   Mujer de mediana edad, gafas de pasta, pelo recogido.
   – ¿Me lleva a la calle Trafalgar?. Mmmmm… huele a… vainilla.
   – En realidad este ambientador es de mango.
   – Pero esos ambientadores que ustedes cuelgan en el espejo duran muy poco. ¿No les quita visión?
   – En absoluto – digo. Me quedo con ganas de añadir: “gracias a mis poderes soy capaz de ver a través de cualquier cuerpo con forma de pino”.
   – Le recomiendo colocarlo debajo de la alfombrilla. ¿Sabe?, la esencia del ambientador tiende a subir, y si lo coloca en el suelo, le durará más, y su fragancia se extenderá mejor; hágame caso.
   – Gracias por el consejo.
   – ¿Y no ha pensado pasarse al Ambi-Pur?. Dura mucho más.
   – No me gusta su fragancia. Demasiado fuerte.
   – Y esos que son como de gel, con forma de lata, ¿sabe a qué me refiero?
   – Sí; pero ocupan demasiado. Por el momento me quedo con este, gracias.
   – ¿Y ha probado otras fragancias?
   – Los estoy probado todos, hasta encontrar el olor que se amolde más a mi personalidad (no te jode): El de limón, dura demasiado poco. El de frutas del bosque huele a sex shop. El de eucalipto me recuerda a los koalas, y no me gustan los koalas. El de pino me parece demasiado… comercial, no sé; tampoco me convence.
   – Bien. Puede dejarme aquí mismo. ¿Qué le debo?
   – 4 €.
   – ¿Cuánto cuesta un ambientador de esos?
   – 1.35 €.
   - Le doy 5.35 € para que se compre de mi parte un ambientador distinto. El de mango no le pega.
   – Muchas gracias.
   – Muchas veces. Ya me contará…  





La narcolepsia del guía
Tuesday 27 February 2007 [11:49]

en la cima del sueño   Chico joven con mochila al hombro.
   – ¿Me lleva a Moratalaz, por O´donnel?. Yo le indico – ¡plop!. Nada más acabar la frase, su cabeza se desplomó, como recién hipnotizado.

   Al llegar a la altura del primer desvío hacia Moratalaz, le toqué la pierna para despertarle.

   – ¿Tomamos este desvío?
   – No; el siguiente, por favor – ¡plop!. Volvió a dormirse.

   Antes de llegar al punto indicado, le toqué la pierna de nuevo.

   – Ahora continúe hasta la siguiente rotonda, y gire a la derecha – ¡plop!. Dormido otra vez.

   Su lucha entre ambos mundos continuó hasta el final del trayecto. Aquel chico pasaba del sueño a la vigilia cual pelota de tenis a ambos lados de la red. Y cuando se encontraba despierto, parecía de lo más lúcido; fresco cual flor de invernadero.

   Al alcanzar su destino, me pagó la carrera, tomó su mochila y comenzó a caminar calle abajo hasta perderse de vista.

   … 

   La vida está llena de matices; y los sueños, sueños son.





MASA (Manifestaciones Sociedad Anónima)
Monday 26 February 2007 [12:38]

amiguetes   Al reparar en aquel hombre tratando de llamar mi atención con una bandera de la Madre Patria en su mano, decidí sacarle el mayor provecho posible al trayecto. Me encontraba en las inmediaciones de la enésima manifestación convocada por la AVT contra el Gobierno (haga lo que haga), los jueces (hagan lo que hagan) y el desmembramiento de España (gane o pierda Luis Aragonés). Al montarse, decidí comenzar la conversación con cierta ingenuidad.

   – Buenas tardes. ¿Me lleva a la calle Caídos de la División Azul?.
   – Claro – dije, reparando (para mis adentros) en tan paradójica calle.
 
   Tras sortear a varios manifestantes (10 millones, según Telemadrid), comenzó el interrogatorio:

   – ¿Qué tal la manifestación?
   – Muy bien, ya sabe, como siempre. Aunque no sirva de nada, porque el Zapatitos-amiguito-de-la-ETA seguirá haciendo lo que le salga de los huevos… – dijo apretando su con ambas manos el palo de su bandera. En aquel momento me vino a la mente aquella multitudinaria manifestación contra la Guerra de Irak.
   – ¿Y qué reivindicaban exactamente?. No estoy muy al día – mentí.
   – La decisión de los jueces hacia de Juana. Quieren soltarle después de haber matado a 25 personas. Y lo de la huelga de hambre no se lo cree nadie…
   – Creía que ya había pagado por esos 25 asesinatos. El fallo de esta nueva sentencia corresponde a la publicación de dos artículos en el diario Gara. ¿Cuántos años pedía la AVT?.
   – Lo que se dijo en un principio: noventa y tantos…
   – ¿Casi cien años por escribir un par de artículos?
   - Por matar a 25 personas.
   – Le acabo de decir que por esos muertos ya pagó.
   – ¿Y le parece justo que ya haya pagado por tantos muertos?
   – Eso debería preguntárselo a Aznar, que fue quien no reformó la Ley Penitenciaria hasta el 2003. El mismo que acercó a de Juana a la Península; el mismo que le redujo la pena a 18 años.
   – Eso es mentira. Aznar nunca haría algo así.
   
   La conversación concluyó cuando aquel buen hombre soltó el socorrido “con Franco esto no pasaba”. Al llegar a su destino, me pagó el importe exacto (sin propina, claro), nos deseamos una buena tarde, y con esto se acabó todo.

   Mientras tanto, Bárbara Dührkop (viuda del asesinado por ETA Enrique Casas) se pregunta por qué Mariano Rajoy, en su etapa como Ministro del Interior, excarceló al asesino de su marido tras sólo 16 años de cárcel, cuando la sentencia dictaba un total de 47 años. El mismo Mariano Rajoy que ahora exige el cumplimento íntegro de las condenas a los etarras encarcelados… 

   (Espacio patrocinado por Memoriol 500 mg. Ahora también en grajeas)

  

   [Taxiconsejo al crispado: Antes de odiar, contraste el motivo de su odio]

   Foto: Presidente de la AVT saludando al amiguete Ynestrillas.





Bebes, conduces y vomitas delante del poli
Sunday 25 February 2007 [11:40]

sospechosa habitual   A lo largo (y ancho) del Viernes noche contabilicé un total de 14 controles de alcoholemia instalados en diversas zonas conflictivas de Madrid. Cada uno de ellos contaba, al menos, con un par de coches retenidos y el conductor de marras alzando su mano para regresar a casa (o a la siguiente fiesta) en taxi.

   En uno de esos controles (calle José Silva), un conductor mucho más que ebrio, se encontraba vomitando apoyado en su coche; a su lado, un Policía Municipal con el alcoholímetro en la mano, le miraba con rostro de “si fueras mi hijo…”. 

  – Le habrá sentado mal la cena – soltó mi usuario. Le miré a través del espejo y comenzamos a reírnos.

   Momentos después, tras bajarse, reparé en su comentario, en las risas que había suscitado; y entonces comprendí que este tema no tenía ni puta gracia.

   Creo en la libertad individual por encima de todas las cosas, siempre que no atente contra terceras personas, claro. Quien quiera conducir borracho en su finca particular delimitada con el exterior por muros de hormigón, que lo haga (es su problema). Pero teniendo en cuenta que por la vía pública circulamos todos, el asunto se convierte en uno de esos tumores sociales que nos azotan casi sin poder evitarlo. Y quien crea que conduce mucho mejor, más confiado, después de unas cuantas copas, que tome los mandos de su PS2 y lo flipe él sólo hasta alcanzar el vómito (sobre el sofá de su propia casa, of course).
                         

                                            “Más vale taxi en mano, que Audi volando”

                                                                                               Simpulso





Palabras sordas en la tapicería del necrotaxi
Friday 23 February 2007 [13:08]

somos casi nadie   Pareja de jubilados que alza la mano.
   – ¿Nos lleva al Tanatorio del Ramón y Cajal?.
   Tras decir esto, la mujer rompe a llorar, sin ocultar su rostro, emitiendo  con ello un lamento suave, continuo, apagado. Ahora mi taxi huele a derrota.
   – Acaba de fallecer mi hermana, con 63 años… y hace dos semanas murió un hijo nuestro… en un accidente… ya no aguanto más - continúa la mujer entre sollozos.
  – Lo siento mucho, de veras – digo.

   El hombre, arrugado, toma la mano de su esposa, en una tenue suma de compasión e impotencia, mientras ella mira a través de su ventanilla velada por esa humedad obligada que lo distorsiona todo. Luego inclina la cabeza hacia atrás, tratando de retener las lágrimas, abriendo la boca para llenar de oxígeno su evidente vacío existencial.

  Aunque me considere un fiel defensor del verbo como bálsamo del alma, en ciertos momentos no encuentro esa palabra mágica capaz de animar al hundido. Podría ser Dostoieski y decir: “el hombre teme a la muerte porque ama la vida”, o Kierkergard: “el tirano muere y su reino termina; el mártir muere y su reino comienza”, o Lope de Vega: “la vida es corta; viviendo todo falta, muriendo todo sobra”, o incluso Fito Páez: “el miedo a la muerte me mantiene vivo”.
   Para restarle importancia al asunto y adornarlo de guasa, también podría citar a Woody Allen “no le tengo miedo a la muerte, sólo que no me gustaría estar allí cuando suceda”…    

   Pero ninguno de ellos, con la sabiduría de sus citas, serían capaces de saciar el inmenso vacío de aquella mujer. El diccionario está incompleto, le faltan páginas, no sé…  





Preguntas simpulso (no.6)
Wednesday 21 February 2007 [20:23]

todo son preguntas   ¿Por qué los niños y los enamorados* son los únicos usuarios que aprovechan su cristal empañado para hacer dibujos con el dedo?

   ¿Acaso los demás usuarios carecen de creatividad?

   ¿Por qué los niños dibujan en el cristal de mi taxi corazones y, sin embargo, los enamorados dibujan estrellas, cuadrados o círculos?  

   *[Reconozco al enamorado por su rostro ensimismado y su mirada perdida más allá del horizonte urbano]





Nos falta tiempo para amar
Tuesday 20 February 2007 [21:05]

tras el tiempo   Mujer de treinta, ecuatoriana, muy arreglada, de peluquería.
   – Lléveme donde se casan las personas, al juez de passs, calle Pradillo…
   – Bien, ¿es usted la novia?.
   – ¡Ay , mi niño…!. Creo que llego talde. ¿Qué hora tienes?.
   – Las 11 y 35.
   – Me caso a las dose, vilgensita, y no llego… y luego entro a trabajal a las dos
   – ¿Trabaja el día de su boda?
   – Sí, bien tú sabes… soy nueva en la cocina y mi jefe tiene el corasón de roca, el huevón
   – No se preocupe; ya tendrá tiempo de disfrutar del matrimonio. “Hasta que la muerte os separe”.
   – ¿Tiempo?. Mi niño, desde que llegué acá no he tenido ni un momentico para pensar en el amol. Sabré si estoy enamorada de mi futuro esposo en cuantico consiga un fin de semana libre…





La madre de un tal Murphy
Monday 19 February 2007 [19:22]

mensaje divino   Martes 13: Sol radiante, buena temperatura. Decido lavar el taxi. A las tres horas, comienza a llover.
   Viernes 16: Ni una sola nube a lo largo y ancho del horizonte. Cielo de un azul casi pornográfico. Decido lavar el taxi. De un modo inexplicable (dos horas después) comienza a llover.
   Lunes 19: Un par de nubes raquíticas, blancas cual corteza cerebral; tras ellas, el mismo cielo azul-Heidi del Viernes. Decido (de nuevo) lavar el taxi. Esta vez las primeras gotas comienzan a caer 45 minutos después.

   Un total de tres lavados a 2.95 € cada uno (precio de taxista) hacen un total de 8.85 . Como no me apetece cagarme en la metafísica (demasiado sofisticado), he decidido emprender en solitario una campaña de Fe para recuperar mi dinero. Comenzaré a creer en Dios cuando Él mismo, en persona, me devuelva mis 8.85 €.

   He dicho.





Todo por la Patria; rojos, tanques, recibos…
Sunday 18 February 2007 [13:20]

llorando guerras   Dos militares, del Sur, de Cádiz, desde el Aeropuerto hasta la Base Aérea de Getafe, muy simpáticos, muy cachondos, muy andaluces…  hablamos de todo un poco: de coches, de Madriz-me-mata, del Museo del Prado, de Prostitutas VS. Seguridad Social, de las previsiones meteorológicas, de obras y atascos, de atascos, de atascos…

   Al llegar a su destino y descargar las maletas, uno de ellos sacó su cartera.

   – ¿Qué te debo?
   – 39.35 €.
   – ¿Podrías hacerme un recibo?
   – ¡Claro!
   – ¿Podrías hacernos uno a cada uno? – me preguntó el otro.
   – Bueno… podría dividir el importe en dos recibos, si te refieres a eso…
   – No; me refiero a dos recibos iguales. De 40 € cada uno.
   – Lo siento, pero eso no es posible.
   – No creo que te cueste nada rellenar dos papelitos…
   – Claro que me cuesta; nos cuesta a todos.
   – No entiendo.
   – ¿Quién te abonaría el recibo?
   – Esto lo entrego en el cuartel, y me lo pagan.
   – ¿Y tu cuartel de quién depende?
   – Del Ministerio de Defensa.
   – ¿Y quién paga el Ministerio de Defensa? – pregunto indignado.
   – Pues… el Estado.
   – Es decir, ¡yo!. Bastante me jode que inviertan mi pasta en tanques como para además participar en fraudes de este calibre.
   – Osea, que eres un rojo de mierda… – me dijo uno de ellos con desprecio mientras cogía su maleta.
   - Lo siento. Yo no he “nasío pa matá”.

  

   [nilibreniocupado cruza el charco!. Agradezco a Diego Valenzuela su entrevista desde Radio Continental de Buenos Aires. Podéis escuchar el audio en la cada vez más prolífica sección "Radio Taxi". Y que viva Maradona, Cecilia Roth y Cortázar





El héroe violado a traición por la heroína
Friday 16 February 2007 [19:07]

sin llaves   Las apariencias engañan, o duelen, o ambas, o ninguna…

   Aquel tipo, de aspecto impecable, me pidió llevarle a MercaMadrid (el mercado central que abastece a toda la capital); sin embargo, antes de alcanzar la última rotonda, me sugirió un cambio de rumbo.

   - Gire a la izquierda.
   - Para llegar a MercaMadrid tendríamos que continuar todo recto…
   – Lo sé, lo dije para orientarle. Gire a la izquierda.
   – ¡Ni hablar!. Por esa carretera no me meto. Si quiere le dejo aquí, y usted continúa caminando…
   – Le he dicho que gire a la izquierda y continúe hasta donde yo le diga, ¡coño!. Cuando me baje, eche el seguro y salga echando leches…

   Aquella carretera conducía al poblado de las Barranquillas (según dicen, el supermercado de la droga más grande de Europa). Comprendí que aquel hombre o bien era un heroinómano con posibles, o bien uno de los capos que manejaban el negocio. En cualquier caso, se convertía en alguien peligroso cuya reacción ante mi negativa sería imprevisible. Así pues, apreté los dientes, y continué calle abajo.
   A ambos lados de la carretera, numerosos esqueletos partían, cabizbajos, en busca de su ración diaria de drogaína, cual ánimas en su último viaje al pelotón de fusilamiento. Un infierno500 metros sobre el nivel del mar.

   Al bajarse, un par de tipos (o de espectros) trataron de acercarse a mi taxi (caminando como en el vídeo de Thriller). Eché el seguro y al girar las ruedas con furia pasé a pocos centímetros de un hombre que se estaba pinchando detrás de la rodilla, en su mundo, sin percatarse siquiera de mi maniobra, o de ser atropellado, o de nada más allá de la enésima dosis del día.

   La decadencia en 3D, en technicolor, en Dolby Surround; todo ello muy por debajo del suelo a pocos metros de nuestra vida cómoda. Campañas para reparar el Tercer Mundo, para los que no comen, ni beben, y nos olvidamos de ese Tercer PsicoMundo que se encuentra escondido (porque no es decorativo) en nuestra misma ciudad. Personas cuyo futuro pertenece al pasado. Cárceles cuyos barrotes son putas jeringuillas.

   Y Dante no tuvo los suficientes cojones para hablar de ellos.  

   ¿Quién ha dicho que la vida es justa?. ¿Quién piensa que Dios es “Todopoderoso”?





Página siguiente >>
Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -