titulo
Los mitos se inmolan
Sunday 22 April 2007 [18:41]

acupuntura   Siempre había sentido una curiosidad enfermiza por entender a los chinos. Cada vez que les escuchaba conversar en mi taxi, en una lengua tan difícil e inaccesible a nuestros oídos, pensaba que la profundidad de su contenido tendría que ser, cuanto menos, proporcional a su dificultad.
   Los chinos, con su tradición milenaria (su Feng Shui, su tangram, su acupuntura, su sushi, su sashimi, su bonsai), sólo podían hablar de temas cuya intensidad mística resultara inaccesible para cualquier mente occidental; o al menos eso pensaba

   hasta esta misma tarde:

   Cuatro chinos dentro de mi taxi.

   - ¿Nos lleva al centro comercial de la calle Silvano, por favor? – dijo el cabecilla.

   Me sorprendió la fluidez de su castellano, y con ello comprendí que al fin podría escuchar una conversación entre chinos entendible (para mis humildes oídos occidentales). Según pude comprobar, todos ellos hablaban perfecto castellano. Según pude comprobar, los mitos también tienen derecho a la eutanasia:

   - Al fin voy a poder comprarme el BMW – dijo el primero.
   – De puta madre, tío…
   – Llevo trabajando cuatro años “como un negro”, ahorrando para el BMW. Es de segunda mano, pero está genial, bien cuidado y eso…
   – De puta madre, tío…

   En fin, que ese mismo diálogo en su lengua natal me habría parecido fascinante. En realidad, hubiera preferido no entenderles y así haber continuado alimentando un mito que murió antes incluso de haber nacido.

  

   [Nota: A destacar el juego léxico del chino alegando "trabajar como un negro"]





Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -