titulo
Labios dentro de un taxi
Sunday 3 December 2006 [21:06]

te imagino   El espejo me advirtió de esos labios cuarteados y gruesos como almohadas. Unos labios de cera que, al abrirse, bien podrían romperse en mil salivas. Los labios más bellos de toda mi taxivida
   Quería ver esos labios en acción y entonces comencé una de tantas conversaciones livianas, y los labios se movieron a diestro (y siniestro), y detrás de ellos, la elegancia de aquellos dientes barnizados acabaron siendo muros inaccesibles a su inocuo mundo interior.
   La portadora de tal belleza dinámica resultó ser cajera en un supermercado, y madre soltera de un prepúber que sólo por heredar esos genes labiales ya merecía mi total devoción.
   Y tras toda aquella explosión de pureza febril, me paga y se marcha. Ella me paga a mí. No entiendo nada.

   (…y después de experiencias como esta, algunos ingratos continúan criticando nuestra profesión…) 




3 Bajadas de bandera »

    A veces, sólo a veces, tu trabajo compensa tanto que no es trabajo… Da igual que trabajes en lo que te gusta o no, la palabra trabajo suele implicar por sí misma más negatividad que beneficios… Tú has tenido una estupenda compensación.

    Un beso.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 4 December 2006 a las 18:05



    A menudo, los labios más urgentes, no tienen prisa dos besos después.

    El maestro Sabina.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 4 December 2006 a las 18:48



    Seguro que en estos momentos, el panel de seguridad del taxi ya no era demasiado importante…
    Vete a su supermercado y pídele matrimonio…así es como ocurre en las películas no?
    Saludos


    Anonymous se subió a mi taxi el Wednesday 6 December 2006 a las 22:55


¡Baja la bandera!


6 + = 15



Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -