titulo
Cuando el futuro es agua pasada
Wednesday 16 May 2007 [13:34]

la Fe en bits   – ¿Me lleva a Moncloa, por favor?

   El joven, tras indicarme su destino, sacó del bolsillo una PSP (consola de videojuegos portátil) y comenzó a jugar abstraído de las inclemencias del tráfico: pese a mis constantes frenazos, giros bruscos o gritos de claxon, no despegó ni un segundo los ojos de su pantalla. Movía la cabeza y los brazos siguiendo la dirección de su personaje (pulgares mediante) como quien trata de abrazar su propia sombra.

   – ¿Le dejo aquí mismo? – pregunté.
   – Mierda… sí… es aquí… ¿podría dar la vuelta a la manzana?. Estoy a punto de pasarme esta pantalla…

  

   [¿Las nuevas tecnologías del entretenimiento nos liberan?, ¿nos atrapan?. ¿Nuestra Second Life se ha convertido en una First Life paralela? ¿La cultura, el arte o la inteligencia se miden ahora en bits?]





Las huellas intelectuales
Monday 14 May 2007 [8:20]

lector...   Enlazando temas, derivamos en la “propiedad intelectual”: 

   – Lo del eMule no es nuevo. Cuando era joven y leía un libro que me gustaba se lo dejaba a todos mis amigos. Pasaba por decenas de manos - dijo el hombre (unos cincuenta, barba canosa, cigarrillo protésico de plástico entre los dedos).
   – La SGAE acabará instalando un lector de huellas en las tapas de los libros para aplicar su Canon a cada nuevo usuario – dije yo.

   Tras esto, el hombre se sumió en un silencio de varios minutos. Mirada perdida, ojos pensantes…

  

   De súbito, un par de manzanas antes de bajarse (Casa del Libro, calle Juan Bravo) el hombre dijo:

   – ¿Canon no es una marca que fabrica fotocopiadoras?





Teoría de la conspirablog
Saturday 12 May 2007 [11:11]

mil años pequeños   Apenas unas horas después de tan preciado galardón (no confundir con Gallardón) algún inconcluso me ha vuelto a robar el navegador (y ya van dos). Había aparcado el taxi en la misma puerta de mi casa con la intención de desfacer mis entuertos en cinco minutillos; al regreso, me encontré con el resto del crimen: ventanilla trasera derecha convertida en mil miserables añicos (no confundir con ”años pequeños”), guantera forzada con sus tripas esparcidas por todo el asiento… y como huella CSI, una mancha de ventosa cual espectro GPS.

   Dada la ecuación premio-efecto, mi mente de lógica taxística ha sacado sus propias conclusiones (por orden cronológico): 

   1.- Me enamoro de Marta (la voz de mi primer navegador).

   2.- Me robanMarta (desvirgando la luna delantera derecha).

   3.- Meses después, monta en mi taxi una usuaria cuya voz corresponde a la de Marta.

   4.- (1+3)= Flechazo auditivo convertido en posibilidad táctil.

   5.- Presupongo que la usuaria tiene novio (las chicas guapas sin novio no viajan en taxi). Presupongo que su novio fue quien me robó el primer navegador con la intención de localizar a la aludida.

   6.- El novio, presuntamente, consigue ganarme la partida.

   7.- Me conceden el premio 20blogs.

   8.- El novio, ciego de venganza literaria, me persigue con su Vespa blanca.

   9.- El novio aprovecha un descuido simpulso y me roba (otra vez) el segundo navegador con la intención de repetir los pasos 5 y 6 con la nueva voz.

   10.- Presupongo que el novio está tratando de montarse un harén vocal (¡pervertido!, ¡violador de tímpanos!).

   11.- Bajo el taxi encuentro cordón detonante del grupo Mondragón que implica directamente, como cerebro de la trama bloggera, a Javier Gurruchaga.

   11.- Mecagoensuputamadre (la del novio polígamo, claro). 





Me temo que he ganado…
Friday 11 May 2007 [10:47]

gracias...

Al nacerme, la matrona le dijo a mi madre que tenía pinta de bloguero. Mi madre no supo a qué se refería; ahora, sí.

Y como, después de haber sido elegido mejor blog en castellano 2006, no encuentro palabras para expresar el error que ha cometido el jurado, paso a los agradecimientos:

Gracias a mi webmaster Fernando García, a la imbécil de su novia (os quiero), a Elena (dueña de demasiados momentos), a las críticas constructivas de mi padre, a los besos constructivos de mi madre, a Sonia (ella me comentó lo del concurso), a mis compañeros taxistas del club free of COPE, a todos aquellos que comenzaron a enlazarme y comentarme desde el primer post (somos familia), a los usuarios de mi taxi que, sin saberlo, se han convertido en protagonistas de nilibreniocupado, al diario 20minutos, a Arsenio Escolar (mi nuevo jefe), a Rafa eZcritor (por ser un cabronazo adorable), a todos los que me han votado y al jurado esquizoide.

Y por supuesto, este premio se lo dedico al tripón de mi hermana (¡voy a ser tío!).

Ahora se plantea la gran duda que se presenta como “pregunta simpulso“:

Qué hacer con los 3000 euros?. Ofrezco tres opciones:

a.- Comprar la patente de aquel palillero automático.

b.- Sacarme el carnet de conducir.

c.- Guardarlo bajo el colchón o bien, en su defecto, en los bajos fondos de cualquier banco (madre: tu voto no cuenta).

Y a todos los nuevos, bienvenidos a la profesión más romántica del mundo (a esta carrera, invito yo).

[Por un mundo lleno de taxis y literatura]





Ensayo de un portavoz anónimo
Monday 7 May 2007 [13:57]

Sartre desde mi taxi   Nos encontramos ante una crisis de valores sin precedentes: Hemos perdido la confianza en todos esos políticos que nos representan gracias a nuestro voto: No cumplen su programa electoral; nos tratan de engañar con su verborrea, con sus cifras macroeconómicas, con esa buena salud que atraviesa la economía española, con la baja tasa de paro, llenándose la boca de buenas noticias cuando la realidad es muy distinta: mileuristas que no llegan a fin de mes, hipotecas a 40 años, viviendas a un precio imposible, un libre mercado que apoya, por ejemplo, la confabulación entre las tres compañías telefónicas más importantes para subir sus tarifas y bajar la calidad del servicio que prestan, guerras ilegales, venta de armas a regímenes dictatoriales, medidas de presión sobre el futuro del Sáhara Occidental… los de antes eran malos, y los de ahora también… en fin: más de lo mismo.

   Los medios de comunicación, lejos de ser objetivos se dedican a mentir y a desmentir pasándose por el forro la ética periodística en favor de unos intereses u otros. Son capaces de dividir a un país en dos con tal de mantener su cuota.

   Los más listos de cada casa están en la cárcel: políticos, personajes del corazón, tonadilleras; todo vale con tal de conseguir mucho más dinero del que podrán gastar durante el resto de su vida. El que compra un Audi quiere un Aston Martin, el que compra un yate quiere tres… a eso me refiero… a los valores… ¿donde quedan los valores?  

   “Ahora los jóvenes luchan por el botellón en lugar de movilizarse en contra de la especulación inmobiliaria, o del cambio climático. No hay espíritu de lucha por conseguir un mundo mejor porque esos tipos de chaqueta y corbata nos han llevado a perder toda esperanza. Es el resurgimiento del existencialismo de Sartre.”

   “Sólo cabe una solución: que no vote nadie, o al menos que todo el país vote en blanco para darles una buena lección… como en “Ensayo sobre la lucidez” de Saramago. Así de claro…”

     

   [Extracto de monólogo en boca de un usuario (mediana edad, buena presencia) entre la calle Lopez de Hoyos y el Paseo de la Castellana recogido (a groso modo) por mi taxi-libre-ta como ejemplo del sentir popular]     





La inocencia es lo penúltimo que se pierde
Sunday 6 May 2007 [12:11]

transtaxi...   Al caer la noche, las farolas de la calle Almagro se convierten en transexuales de tanga (con paquete adjunto), pechos asiliconados, besos de botox y lágrimas por dentro.   
   Algunos coches circulan despacio movidos por la curiosidad; otros directamente paran, negocian y ceden sus fluidos con la naturalidad de quien bosteza con la boca abierta (y los ojos cerrados).

   Sábado noche. Circulo libre por Almagro dejando a mi derecha un surtido número de transexuales que fingen estar dispuestas a todo. Al tomar la plaza de Rubén Darío una de ellas, separada del resto, levanta la mano:

   – ¡Taxi!

   La inocencia maldita me obliga a frenar. Aprovechando mi ventanilla bajada la transexual (pelo largo y laceo, sostén mínimo, minifalda de de frontal abultado) me dice:

   – ¿Podrías llevarme a tu entrepierna, cariño?

   Por fortuna, mi colapso mental se tradujo en un fuerte golpe de acelerador, mientras el diablillo que okupa mi hemisferio derecho me repetía con insistencia: “Has vuelto a picar… ¿no aprenderás nunca?”.

  

   [Pregunta simpulso: ¿por qué cada vez que escucho la palabra "transexual" me imagino un camión portando artículos eróticos?]





La cultura del fútbol
Friday 4 May 2007 [12:21]

Atleeeeti...   Poco antes de alcanzar la plaza de Jacinto Benavente, desde Atocha, nuestra conversación derivó por nuevos derroteros:

   – Ahora los Teatros están adoptado el nombre de firmas comerciales… – dije.
   – El Teatro ese de Gran Vía ahora se llama “Movistar” – dijo la mujer (mediana edad, cabello abultado, gafas de otra época).
   – ¿Y qué me dice del mítico Teatro Calderón que ahora se llama “Hagëen-Dazs”?
   – ¿Lo dice en serio?. ¡Qué vergüenza!. Con lo que fue ese hombre… Vicente Calderón… ¡ya verá cuando se lo diga a mi marido!.
   – (…)

   …

   [Pregunta para mis adentros: ¿Calderón de la Barca era del Atleti?]

   [Taxireflexión para mis afueras: Terca vida...] 

  

   [Agradezco desde lo más profundo de mi taxi haber sido elegido entre los finalistas del concurso 20blogs. A todos vosotros, por no ser conscientes del error que habéis cometido al votarme. Gracias por confiar en nilibreniocupado. Gracias a mi webmaster Fernando García. Gracias a todos esos lectores incondicionales por vuestros sesudos comentarios (sois diesel para mi taxi). Gracias a esos usuarios que, sin saberlo, copan cada día nuestro espejo retrovisor] 





El mar, la mar, lo mar…
Wednesday 2 May 2007 [22:52]

reloj de arena   Yo también he utilizado este puente para buscarme en la playa. Primero me desbusqué en Madrid para luego iniciarme a orillas del mar:
   Me adentré en los adentros de mi taxi y, a su vez, en los adentros de uno de esos túneles encharcados (por culpa de sus colectores lacrimales) hasta que la carretera llegó al límite de sus fuerzas, en un pueblo costero cualquiera.

  

   Cuando en tu ciudad no te sientes nilibreniocupado, acabas huyendo a cualquier borde peninsular con la intención de continuar a nado si es preciso (con ganas de pegarle un mordisco al horizonte).

   Viajas con el taxímetro apagado, con la voz apagada (por la falta de usuario); y al llegar al mismo límite, sales del taxi para encontrarte con toda esa arena que en realidad es asfalto descolorido y disuelto en un desierto de ruinas microscópicas… y al encontrarte frente al mar te acuerdas de esos colectores mal encajados en los bajos fondos de la M-30, y entonces todo vuelve a un mismo inicio…

  

   Cuando no soportas tu ciudad pero, al alejarte unos cuantos kilómetros, ya la echas de menos, entonces se reafirma tu condición de nilibreniocupado.

   Cuando tomas un puñado de arena, en la playa, y lo dejas caer poco a poco como quien juega a las metáforas, entonces el techo de tu cielo se hunde al pensar que, a estas alturas de la vida, incluso los relojes de arena acaban siendo digitales





Recuperando el sentido (del humor)
Tuesday 1 May 2007 [19:31]

viandantes   En Gran Vía, a la altura de Callao, un grupo de músicos callejeros de saxo en boca, trompeta y percusiones varias, interpretaban sonidos díscolos que recordaban a las marchas militares.
   Los viandantes, aunque simulaban ignorarles, parecían caminar con paso decidido, mirando al frente sin tiempo siquiera para el pestañeo…

   – Esos músicos trabajan para el Ayuntamiento. Los contratan con la intención de marcar el paso a los transeúntes – le dije a mi usuario (un tipo joven de barba y coleta).
   – Y al que se salga de la fila, le arrean una colleja, jaja… – me dijo (simulando gesto collejil con la mano).
   – Jaja…

  

   [Nota: Rompo el "alto el juego" a mis taxibromas, pero sólo hacia los tipos de barba y pelo largo encoletado...]





Fantasías simpulso
Monday 30 April 2007 [14:05]

   Al salir del taxi la mujer se dejó olvidada una carpeta sobre el asiento. Las prisas, los coches y los cláxones ruidantes me obligaron a continuar la marcha; imposible bajar del taxi y correr hacia ella para devolvérsela.

   Cuando encontré un hueco para aparcar, revisé con más calma el contenido de la carpeta por si adjuntaba alguna dirección remitente o bien algún dato que me ayudara a poder localizarla. No había más que exámenes corregidos por ella (supuse), entre los cuales me llamó la atención el siguiente:

Froilán: nuestro Rey

   Nota: Aunque le hayan arrebatado (injustamente) el 4º puesto en la línea sucesoria, tenemos que unirnos y hacernos fuertes ante un propósito común: que Froilán se convierta en nuestro próximo Rey. Para ello no es necesario esperar a su mayoría de edad. Cuanto antes herede la corona, antes nos llevará a la III República. Hacedme caso.

  

   [Puede que este suceso no haya ocurrido nunca, que se trate tan sólo de una fantasía simpulso. Puede que nunca existiera aquella mujer, ni el exámen de Froilán.  Algunas veces la ficción se mezcla con la realidad a una velocidad tan magnífica que cuesta distinguirlas]  





<< Página anteriorPágina siguiente >>
Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -