titulo
Plumas al fondo de la botella
Monday 9 October 2006 [11:13]

jur jur   Lunes, 21 horas. Un jóven, muy bien vestido se despide de otro muy efusivamente antes de entrar en el taxi. Al montarse, literalmente se tira sobre el asiento: está borrachísimo. Su voz engolada y cazallera me indica una de esas calles señoriales del norte de Madrid. Balance: joven empresario de pasta acaba de celebrar algo importante.

   Jugueteando con su móvil acaba hablando con un tal Fran. En un principio le insta a quedar en su casa para tomar unas birras y continuar la juerga, pero un par de frases después se pone meloso, pese a su voz y expresiones de machote ibérico. “Fran, quiero estar contigo, te quiero, te amo, eres el hombre de mi vida, necesito abrazarte, estabilizarme a tu lado, eres la persona más maravillosa que he conocido y necesito demostrártelo”.

   Esto no llamaría la atención si el personaje en cuestión vistiera a la última moda y reflejara un cierto acento de pluma en su voz. Nada más lejos de la realidad: era un tipo rudo y de aspecto varonil, incluso cuando se puso tierno “yo te quiero, tronco, no me jodas, quiero estar a tu lado, cabronazo”. Delirios de esa curiosa doble personalidad del borracho profesional.

   Y cuando las apariencias engañan este mundo se vuelve mucho más interesante, y se hace más grande, tanto que no te cabe en la boca. 





Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -