titulo
Huelgas nada creativas
Tuesday 7 November 2006 [13:09]

para los empresarios de turno   La mayor parte del tiempo, de nuestro tiempo, nos sentimos plenos y orgullosos de pertenecer a un Estado democrático, en el que la libertad de expresión, el derecho a huelga, y la posibilidad de manifestar tus reivindicaciones con total libertad está a la orden del día (si no pregunten a la AVT, que le ha cogido el gustillo a eso de manifestarse en busca de la verdad del 11-M, cuando todo el mundo sabe que el cerebro de los atentados fue Javier Gurruchaga).
   Los sindicatos piden mejoras para ciertos sectores. Primero fueron los pilotos (¿a quién no le jodería ganar 18.000 € mensuales por trabajar 20 horas a la semana?), luego los trabajadores de Aena en el Aeropuerto de Barcelona, los trabajadores del Metro, y por último, los empleados de las gasolineras. No pongo en duda la precariedad laboral de los mismos (¿y quién no se encuentra en una situación salarial injusta?); malas condiciones económicas, noches y fines de semana mal remunerados, etc. pese a que el precio de los combustibles se encuentran más altos que nunca (y seguirán subiendo).
   Anoche, gracias a la psicosis de esa inminente huelga, guardé cola en la gasolinera de turno durante más de 50 minutos, con el miedo en el cuerpo porque me acercaba a las 12 de la noche y aun quedaban 15 ó 20 coches por repostar.
   Querido sector de la manguera, querido sector de los transportes, querido sector aeroportuario: los verdaderos perjudicados de sus huelgas siempre somos los mismos. Y no por cerrar las gasolineras durante un par de días los usuarios dejarán de usar sus coches, lo que no supondrá perjuicio alguno para sus patronos.

   Para el taxista no existen huelgas, porque nuestros sueldos dependen del trabajo de cada día. No nos lo podemos permitir. Y os puedo asegurar que tenemos motivos de sobra (atascos, obras caóticas, carriles Bus-Taxi que nadie respeta, el precio del combustible, el carnet por puntos, la inseguridad, etc). En TODOS los sectores hay motivos para la huelga, motivos sobrados y justificadísimos. 

   Creo en el derecho a huelga, siempre que ésta perjudique a los aludidos, y no a los usuarios. Boikoteen a sus representantes, a sus gestores, al de chaqueta y corbata, pero no nos jodan a los demás. Yo no tengo por qué sufrir 50 minutos en una gasolinera por culpa de algo que no me compete en absoluto, aunque la cola que mi taxi secunda, a bulto, obligue a solidarizarme con la causa.

   Los japoneses hacen huelgas de superproducción. Eso SI que le jode al empresario, SOLO al empresario. Pero esto es España cañí, claro.

   Y dejemos de pensar con los pies.





Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -