titulo
Escribo mi historia sobre un papel prestado
Sunday 12 November 2006 [22:41]

el bucle de la personalidad   A medida que los clientes se suceden me doy cuenta del milagro de la personalidad; somos lo que vemos, una especie de puzzle de imágenes, de conversaciones, de sensaciones superpuestas y bien masticadas para ahorrar espacio dentro. No estoy seguro si el paso del tiempo, con sus experiencias, me hace ser mejor persona; tan sólo puedo asegurar que soy MAS persona, porque la suma de influencias supone también la suma de ladrillos apilados que fortifican el alma. Y esas referencias que todos hemos tenido de niños (aquel profesor del instituto cuyo encanto docente te condicionó en tu futuro profesional, o ese tío hippie cuya influencia te llevó a recopilar la discografía completa de los Rolling), esas personas capaces de crear precedentes en tu personalidad, se suceden cada día en mi taxi. Envidio ciertos rasgos de cada uno de ellos, pero sin embargo, no me cambiaría por nadie de este mundo (ni mucho menos del otro).
   Esta misma tarde se ha montado un hombre de personalidad tan maleable que por un momento llegué a confundirle con la tapicería del sillón trasero. Al decirme el destino le propuse un itinerario concreto y me dijo que le parecía bien, pero luego reparé en un trayecto mejor, más corto; se lo comenté y le pareció bien. Al toparnos con una calle cortada le propuse un nuevo itinerario, y le pareció bien. Le dejé en la acera contraria al portal indicado y le pareció bien. Me tendió un billete demasiado grande y le dije que no admitimos billetes de un valor superior a 20 € y le pareció bien.
   Pero al bajarse y cruzar la calle me di cuenta que lo suyo no era un problema de falta de personalidad. Más bien se trataba de un conformista feliz, o mejor aun, de alguien con tantas cosas en la cabeza que no le prestaba importancia alguna a banalidades como la elección del itinerario, mi ventanilla bajada pese al frío o la cuantía del billete utilizado para pagarme. Y esta conclusión me hizo incluir la pieza de su presencia en el cada vez más completo puzzle de mi personalidad. Un puzzle que, por otra parte, carece de contorno.
  





Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -