titulo
Llaves para la puerta del instante
Friday 15 December 2006 [21:57]

necesito ver   Aquella mujer (unos 65 años) me tendió un papel donde aparecía la dirección de marras.

   - Es un colegio para adultos – me dijo -. Estoy aprendiendo a leer y a escribir. También a echar cuentas. Lo más difícil son las divisiones, porque multiplicar me se da muy bien, pero dividir… me se atraviesa eso de dividir
   – ¿No sabría leerme la dirección del papel?.
   – Espere, que me pongo las gafas…
   Aprovechamos un semáforo para leer, sílaba tras sílaba, la calle escrita. La mujer ponía un interés metódico cual infante de primera comunión.
   – Arcos… de… Jalón. ¿Arcos de Jalón?.
   – Perfecto. Se lo agradezco, porque no sé leer – dije, y nos reímos.

   Me contó que comenzó a trabajar con 13 años en el campo, en Jaén. Y desde entonces, entre las jornadas de sol a sol, cinco hijos que llegaron después y luego los nietos, no había tenido tiempo para estudiar.

   Al llegar a la escuela me confesó que siempre que entraba por aquella puerta se ponía nerviosa. Todos los viernes, a su edad, y temblando.





Experimentos con el alma
Wednesday 13 December 2006 [19:25]

experimento con el agua   En un nuevo intento por alcanzar el fondo sociológico del asunto, decidí utilizar una serie de poemas de Joaquín Sabina, versión audio-CD (con su propia voz a pelo, sin música de fondo) y así estudiar las reacción de cada usuario:

   La primera persona que escuchó los poemas, me pidió bajar el volumen para poder hablar por teléfono con su agente de bolsa (…).

   Luego una anciana, al percatarse del audio, me dijo que su marido (“que Dios le guarde en su Gloria”) escribía poemas en una libretita que ella misma le regaló cuando eran novios, y ahora es uno de sus recuerdos más preciados. Justo en ese instante, la voz de Sabina concluye uno de sus poemas con dos versos:

                                        Y me chupo el dedo
                                        porque sabe a coño.

   – ¿A qué ha dicho que le sabe el dedo? – me pregunta la mujer.
   – A moño, señora.
   – Pues no lo entiendo…
   – Es… una metáfora.
   – ¡Ah!. Mi marido también escribía metáforas de esas, el pobre…

   Otra mujer parecía muy atenta a los versos, lanzando leves sonrisas cuando procedía, mirando al infinito, o bien a un cielo con subtítulos.
   El momento cumbre de este estudio llegó al alcanzar su destino (calle Pradillo, diario El Mundo); mientras removía el bolso en busca de su monedero, la voz quebrada de Sabina rezó:

                                        Si te sobra un orgasmo
                                        me lo ingresas
                                        en el banco de semen
                                        del olvido.

   Entonces la mujer se quedó pensativa, con la mano dentro del bolso, inmóvil. Momentos después reaccionó, y tras pagarme, al salir del taxi, me regaló una sonrisa de complicidad, como dando a entender que había captado el mensaje.





Posición ocular del crispado
Tuesday 12 December 2006 [15:02]

su punto de vista   Monólogo de un usuario a lo largo (y ancho) de los 2.200 metros que separan la Carretera de Canillas y Arturo Soria:

   “Me lleva a la Marina de Arturo Soria… ¿lo que suena es la SER?. Súbalo, que empiezan las noticias, a ver cuántas mentiras sueltan en 5 minutos… ¡increíble!, jamás han dicho una sola verdad, desde que participaron en el Golpe de Estado del 14-M, menudos hijos de puta… cuando todo el mundo sabe que los culpables fueron los “socialistos“ y los de ETA; en el cuartel todos lo piensan, pero claro, en este país nadie tiene los huevos de decirlo. El único que no se corta es Losantos, ¡menuda boca tiene!, sí señor, dice verdades como puños; y el otro que sale por la noche, cómo se llama… Vidal, eso, César Vidal, que ha escrito un huevo de libros de historia, y todo eso, y es muy culto, y sabe lo que se dice… hay que creerse todo lo que cuenta ese hombre, que es muy inteligente… igualito que los “socialistos” como el Bono… llevo 7 años de militar profesional, y el cabrón ese llegó después del Golpe de Estado y nos sacó de Irak, menuda vergüenza, el amiguito de Bin Laden, ya ves, y ahora los islamistas se van de rositas por culpa del Bono de los cojones… déjeme aquí, tome, y quédese con las vueltas, adios…”.

   Y tras lo recogido por mis sangrantes oídos, me pregunto: ¿Si toooooda esa información manejada cual tahúr bífido ha salido de medios como la Cope (léase Conferencia Episcopal), por qué ahora mi taxi huele a azufre?. Tengo miedo.  





Los besugos también hablan
Monday 11 December 2006 [18:11]

sudo-ku   Extracto de conversación entre mujer de avanzada edad y quien suscribe (verídico):

   – ¿Donde vamos?.
   – A mi casa.
   – ¿Y dónde vive?.
   – ¿Cómo dice?. 
   – ¿Cuál es la dirección de su casa?.
   – ¡Y a usted qué coño le importa!.
   – (…).

   Algunas veces pienso que la vida es un Sudoku Binario imposible de resolver.





Le conocerás por sus ruinas
Sunday 10 December 2006 [19:02]

posible buena gente   Otro macarra (de ceñido pantalón) me pide llevarle a la calle Colombia, desde Gran Vía, y el tráfico prenavideño es tan intenso (y el taxímetro tan injusto…) que, unos cuantos euros y muy pocos metros después me dice:
   – Sólo tengo 10 €. Cuando marque 10 €, me bajo.
   Hace mucho frío, y llueve, y la intemperie se convierte en una especie de Siberia Cañí.
  
   A unas cuantas manzanas de su destino, con el taxímetro marcando 9.50 €,  el macarra me pide que le pare ahí mismo.
   – Aun quedan 50 céntimos para llegar a los 10 € – le digo.
   - Lo sé, pero quería darle algo de propina.

   Nadie habría dado un duro por aquel chico de dudoso aspecto, y seguramente muchos sean los que cambien de acera al cruzarse con sus pintas en cualquier calle inhóspita. Pero ejemplos como este demuestran que los prejuicios, las apariencias y las generalidades, en muchos casos, engañan.

   Y ciertos muros de todas esas fachadas en ruina no permiten demostrar la pulcritud de su interior. Y quien en lo referente a prejuicios barre para casa, tendrá la casa llena de polvo. He dicho.  





El cielo es del color de las hormigas
Friday 8 December 2006 [12:16]

alternativa   Demasiada gente sola, o que se siente sola aunque su vida social aparente plenitud. Ayer una mujer, tras bajarse su “amiga” unas cuantas calles antes, rompió a llorar.
   – ¿Puedo ayudarte en algo?.
   - Es mi mejor amiga, pero estoy enamorada de su novio, y no lo puedo evitar. No se lo puedo contar a nadie, porque todos le conocen. Nunca me he sentido tan sola…

   Luego aparecen esos cincuentones de visita laboral por Madrid, que antes de llegar al hotel pretenden desahogar sus miserias en el Club de turno, mientras el brillo de su anillo me ciega a través del espejo retrovisor; y muchos de ellos se muestran corteses, y en su apariencia demuestran llevar una vida ordenada, aunque vacía y solitaria mucho más allá de su día a día conyugal.

otra alternativa   Algunas parejas no se conocen, incluso después de compartir cama durante años, y ellos y ellas se dedican a llevar una doble vida para llenar huecos que luego resultan ser falsos; porque tras el desahogo de ese Club, se encuentran las paredes de una habitación de hotel fría y solitaria cuyos cuadros son meras copias de un arte que ni siquiera conocen. Y en esos momentos no lloran porque no procede, o bien porque  por encima de sus cabezas difusas, el cielo es del color de las hormigas…  





Este artículo no encuentra patrocinador
Wednesday 6 December 2006 [13:48]

campaña sucia   Según diversas fuentes, alrededor de 200 taxis de Madrid han secundado una marcha (léase huelga voluntaria) en pleno centro de la Capital. Reivindican  liberalizar la publicidad en los taxis siguiendo el ejemplo de ciudades como Barcelona. La organizadora de esta nueva protesta ha sido, casualmente, una empresa dedicada a la difusión de publicidad.
   El sistema publicitario sugerido consiste en colocar carteles en la parte posterior del los asientos delanteros, para que la campaña de marras se muestre a unos 10 centímetros del usuario y así pueda masticar (a la fuerza) lo anunciado durante todo el trayecto, cual burrito de zanahoria (me imagino ese cristal empañado por el vaho que le impida ver la calle sin más punto de referencia con este mundo que un anuncio de detergente en polvo).
   De todas formas, resulta cuanto menos chocante que tanto E.M.T. como Metro lleven años utilizando carteles publicitarios a modo de “suma y sigue” a su método de financiación.

   Estoy conforme con la igualdad de oportunidades en lo referente al S.P. y con ello a la implantación de publicidad en los taxis, pero no a 10 centímetros de sus narices. Si esos 200 taxistas quieren publicidad, que reivindiquen paradas de taxis techadas (en cuyas marquesinas se pueden colocar carteles publicitarios), o bien ubicarla en el techo de los taxis (como en Nueva York o Barcelona), o en las puertas, o incluso en la luna trasera

   De todos modos, ¿no resulta excesivo tanto bombardeo publicitario?. ¿Acaso es el cartel quien te dice lo que tienes que comprar o bien el curso de tu estilo de vida?. 

   Y llegará el día, muy pronto, de instalarnos un chip tras la oreja cuyo programa patrocine nuestros sueños…    





Presunto ibérico
Tuesday 5 December 2006 [22:51]

presunto gas letal   Aquel hombre, hojeando el periódico de hoy, lee en voz alta:
   -  “Cuatro presuntos etarras…”. ¿Presuntos?.
   -  Ahora todos son presuntos. La nueva moda de lo políticamente correcto – le digo.
   -  ¿Sabía usted que en portugués la palabra “presunto” significa “jamón”?.
   (Nos miramos a través del espejo).
   -  Entonces prefiero el “presunto” portugués. Mucho más sabroso – digo.
   (Silencio prolongado).
   -  Me bajo en en la próxima esquina…
   Tras pagarme y abrir su puerta me dice, muy serio:
   -  Espero que estas navidades coma mucho “presunto”.
  





Tecnología, Alzheimer y Dios
Monday 4 December 2006 [19:29]

cartel interactivo   ¿Cómo avisar una incidencia, o un retraso, desde el coche, sin teléfono móvil?.
   ¿Cómo era la vida del taxista antes del Navegador GPS?.
   
   No recuerdo nada.

   La Iglesia Presbiteriana, para atraer nuevos fieles, afirma ofrecer respuestas que no aparecen en Google (foto), aunque San Google, en la mayoría de los casos, sea mucho más accesible que Dios
   Y si en algún momento Dios me alza la mano para llevarle en mi Taxi a cualquier lugar que no sea el Cielo (aun soy jóven), le invitaré a escuchar mi sugerencia: ¡¡¡Tarifa plana, YA!!!





Labios dentro de un taxi
Sunday 3 December 2006 [21:06]

te imagino   El espejo me advirtió de esos labios cuarteados y gruesos como almohadas. Unos labios de cera que, al abrirse, bien podrían romperse en mil salivas. Los labios más bellos de toda mi taxivida
   Quería ver esos labios en acción y entonces comencé una de tantas conversaciones livianas, y los labios se movieron a diestro (y siniestro), y detrás de ellos, la elegancia de aquellos dientes barnizados acabaron siendo muros inaccesibles a su inocuo mundo interior.
   La portadora de tal belleza dinámica resultó ser cajera en un supermercado, y madre soltera de un prepúber que sólo por heredar esos genes labiales ya merecía mi total devoción.
   Y tras toda aquella explosión de pureza febril, me paga y se marcha. Ella me paga a mí. No entiendo nada.

   (…y después de experiencias como esta, algunos ingratos continúan criticando nuestra profesión…) 





<< Página anteriorPágina siguiente >>
Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -