titulo
El héroe violado a traición por la heroína
Friday 16 February 2007 [19:07]

sin llaves   Las apariencias engañan, o duelen, o ambas, o ninguna…

   Aquel tipo, de aspecto impecable, me pidió llevarle a MercaMadrid (el mercado central que abastece a toda la capital); sin embargo, antes de alcanzar la última rotonda, me sugirió un cambio de rumbo.

   - Gire a la izquierda.
   - Para llegar a MercaMadrid tendríamos que continuar todo recto…
   – Lo sé, lo dije para orientarle. Gire a la izquierda.
   – ¡Ni hablar!. Por esa carretera no me meto. Si quiere le dejo aquí, y usted continúa caminando…
   – Le he dicho que gire a la izquierda y continúe hasta donde yo le diga, ¡coño!. Cuando me baje, eche el seguro y salga echando leches…

   Aquella carretera conducía al poblado de las Barranquillas (según dicen, el supermercado de la droga más grande de Europa). Comprendí que aquel hombre o bien era un heroinómano con posibles, o bien uno de los capos que manejaban el negocio. En cualquier caso, se convertía en alguien peligroso cuya reacción ante mi negativa sería imprevisible. Así pues, apreté los dientes, y continué calle abajo.
   A ambos lados de la carretera, numerosos esqueletos partían, cabizbajos, en busca de su ración diaria de drogaína, cual ánimas en su último viaje al pelotón de fusilamiento. Un infierno500 metros sobre el nivel del mar.

   Al bajarse, un par de tipos (o de espectros) trataron de acercarse a mi taxi (caminando como en el vídeo de Thriller). Eché el seguro y al girar las ruedas con furia pasé a pocos centímetros de un hombre que se estaba pinchando detrás de la rodilla, en su mundo, sin percatarse siquiera de mi maniobra, o de ser atropellado, o de nada más allá de la enésima dosis del día.

   La decadencia en 3D, en technicolor, en Dolby Surround; todo ello muy por debajo del suelo a pocos metros de nuestra vida cómoda. Campañas para reparar el Tercer Mundo, para los que no comen, ni beben, y nos olvidamos de ese Tercer PsicoMundo que se encuentra escondido (porque no es decorativo) en nuestra misma ciudad. Personas cuyo futuro pertenece al pasado. Cárceles cuyos barrotes son putas jeringuillas.

   Y Dante no tuvo los suficientes cojones para hablar de ellos.  

   ¿Quién ha dicho que la vida es justa?. ¿Quién piensa que Dios es “Todopoderoso”?





Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -