titulo
Mi Doctorado en “ambientadores de pino”
Wednesday 28 February 2007 [13:00]

mujer tóxica   Mujer de mediana edad, gafas de pasta, pelo recogido.
   – ¿Me lleva a la calle Trafalgar?. Mmmmm… huele a… vainilla.
   – En realidad este ambientador es de mango.
   – Pero esos ambientadores que ustedes cuelgan en el espejo duran muy poco. ¿No les quita visión?
   – En absoluto – digo. Me quedo con ganas de añadir: “gracias a mis poderes soy capaz de ver a través de cualquier cuerpo con forma de pino”.
   – Le recomiendo colocarlo debajo de la alfombrilla. ¿Sabe?, la esencia del ambientador tiende a subir, y si lo coloca en el suelo, le durará más, y su fragancia se extenderá mejor; hágame caso.
   – Gracias por el consejo.
   – ¿Y no ha pensado pasarse al Ambi-Pur?. Dura mucho más.
   – No me gusta su fragancia. Demasiado fuerte.
   – Y esos que son como de gel, con forma de lata, ¿sabe a qué me refiero?
   – Sí; pero ocupan demasiado. Por el momento me quedo con este, gracias.
   – ¿Y ha probado otras fragancias?
   – Los estoy probado todos, hasta encontrar el olor que se amolde más a mi personalidad (no te jode): El de limón, dura demasiado poco. El de frutas del bosque huele a sex shop. El de eucalipto me recuerda a los koalas, y no me gustan los koalas. El de pino me parece demasiado… comercial, no sé; tampoco me convence.
   – Bien. Puede dejarme aquí mismo. ¿Qué le debo?
   – 4 €.
   – ¿Cuánto cuesta un ambientador de esos?
   – 1.35 €.
   - Le doy 5.35 € para que se compre de mi parte un ambientador distinto. El de mango no le pega.
   – Muchas gracias.
   – Muchas veces. Ya me contará…  





Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -