titulo
El módem de Dante
Friday 16 March 2007 [11:29]

subcontratas   No podía conectarme. Desde el asiento trasero de mi taxi, como siempre, encendí mi ordenador y al insertar el módem en su sexo, no hubo forma humana de acceder a este blog; imposible escribir mi post diario, ni navegar, ni nada.
 
   Tras haber pasado por varias compañías malsanas, el mes pasado decidí casarme (al menos por 18 meses) con Movistar, vía módem USB. La conexión era lenta, pero efectiva.

   Pero en aquel instante, nada; imposible… lo cual me llevó a armarme de valor (echándole un par de bits) y llamar al número de Atención al Enfermo (algunos incautos lo llaman Atención al Cliente). Me atendió una máquina:

   - Exponga claramente el motivo de su consulta.
   – In-ter-net.
   – No le entiendo. Repita su consulta, por favor.
   – In… ter… net.
   – No se adelante a la pregunta. Repita, por favor.
   – Mó… dem…
   – No le entiendo. Repita su consulta, por favor.
   – Me… cagoen… suputa… madre.
   – Espere un momento, por favor. En breves instantes le atenderá uno de nuestros operadores – inquietante, pensé.

   Para hablar con el servicio técnico, tuve que contarle el mismo problema a un total de cuatro operadores distintos (algunos me daban los buenos días, otros las buenas tardes y otros las buenas noches, aunque mi llamada se produjo a las 17.30 horas).

   Si les contestas de mala gana, te mantienen en espera y luego te cuelgan. Si te quejas, te mantienen en espera y luego te cuelgan. Para ambos casos, has de reiniciar los pasos anteriormente descritos.
   45 minutos después, conseguí contactar con el departamento solicitado. Me habló una mujer de acento argentino:

   –  Al apreciar un consumo elevado hemos tomado la determinación de cortarle la línea por motivos de seguridad.
   – ¿Consumo elevado?. Contraté una tarifa plana de 5 Gb, y le puedo asegurar que he consumido mucho menos.
   – No nos consta ninguna tarifa plana en su contrato. La factura asciende a 1.200 €.

   Tragué saliva, o sangre, o bilis:

   – ¿1200 €?. ¿Está usted loca?
   – No, señor. Al haber contratado una línea de datos, se le tarifica 1 € por Mb.
   – Creo que está en un error. Contraté una tarifa plana.
   – No nos consta, señor. Le recomiendo que hable directamente con la empresa que le tramitó el contrato.

   Tarificando 1 € por Mb, cada Gb de información descargada costaría 1000 €; por lo tanto, si hubiera alcanzado esos 5 Gb “contratados” habría tenido que desembolsar un total de 5000 € (algo más de 800.000 pesetas).

   De inmediato llamé a mi banco para que me anulara todas las domiciliaciones (el amarre de mi yate en Puerto Banús, mi suscripción a “Private”, los plazos del jacuzzi, etc.). 

   Borracho de colapso, acudí a El Corte Inglés. Mis ojos ensangrentados me ayudaron a hablar directamente con el Jefe de Planta (un tipo de buenas formas y corbata hortera), el cual ya estaba enterado de mi problema. Le conté que era periodista del diario El Mundo (para hacer presión mediática).
  
   – Debería saber lo que firma, caballero - me dijo.
   – Yo no he firmado nada, caballero.
   – Eso no es posible, caballero.
   - En tal caso, enséñeme su copia del contrato, caballero.
   – La he buscado, pero no me consta… caballero.
   – ¿Blanco y en botella?
   – ¿Qué insinúa?.
   – Deberían formar mejor a sus empleados – le contesté con cierta ironía.
   – ¿No cree que tendría que haber firmado algo?
   – Si su compañera me asegura que ya está todo, que no tengo que hacer nada más, confío en su palabra. 

   Varios días después, el mismo tipo de la corbata hortera me llamó para ofrecerme una “tarjeta de degustación” (¿terminología hostelera?) con la que podría conectarme hasta el restablecimiento de mi línea (y el consiguiente reajuste de mi factura).

    Ya han pasado diez días y, sin comerlo ni beberlo (ni conectarlo), he perdido una tarde y dos mañanas para tratar de solucionar un problema que no me compete (y aun con 1200 disgustos en el cuerpo).

   [¿Desventajas del libre mercado? ¿El país de las subcontratas? ¿Cibergolfos impunes?]  





¡Glup!
Wednesday 14 March 2007 [16:51]

volúmenes que matan   En la Estación de Atocha, el usuario (de aspecto un tanto siniestro) me ayudó a introducir en el maletero del taxi un baúl de dimensiones considerables.

   – Pesa mucho. No le importa, ¿verdad?
   – Mientras no lleve dentro un cadáver…
   – Si llevo o no llevo un cadáver, es mi problema, ¿de acuerdo?
   – De acuerdo – contesté mirando al suelo, derrotado.
  

    [Taxiconsejo: nunca bromees con alguien que porte un baúl de proporciones anatómicas]





Nueve taxis y medio
Tuesday 13 March 2007 [13:05]

nueve taxis y medio   Siempre sintonizo la emisora de radio más apropiada según el perfil del usuario: noticias, deportes, magazines, música actual, música clásica, 80´s, vanguardia, house, jazz (o nada). Pero en ciertas ocasiones, el azar de lo emitido me juega malas pasadas:

   Chica joven y guapa. Al montarse, sintonizo Kiss FM y aparece la canción de Joe Cocker “you can leave your hat on” (aquel famoso striptease de Kim Basinger en 9 semanas y media). La joven me mira a través del espejo retrovisor con cara de “¿la tenías preparada?”; “¿qué insinúas con esa canción?; ¿en qué taxi me he metido?; ¿me dejo llevar, o llamo directamente a la Policía?”.

   Lo peor de todo es que esta misma situación me ha ocurrido un total de cuatro veces (con cuatro chicas distintas, pero con la misma canción). 

   Señores responsables de Kiss FM. Sé que me espían para emitir esa canción en el momento menos oportuno. Sé que son conscientes del tono sonrojado de mis mejillas cuando sucede.

   No tiene ni puta gracia.





El usuario nilibreniocupado
Monday 12 March 2007 [11:05]

indecisión...   – Siga recto, por favor.
   Al final de la calle…
   – La calle se acaba, caballero.
   – Pues ahora… a la derecha.
   – Imposible. La flecha nos obliga a girar a la izquierda.
   – Pues a la izquierda, es lo mismo.
   Tras girar, nos detenemos en un semáforo y le pregunto:
   - ¿Sabe donde vamos?
   – No. A cualquier parte; es lo mismo. Acabo de romper con mi novia, y ahora soy libre; puedo ir donde quiera. Necesitaba coger un taxi para demostrarme esa libertad que ella nunca me dio. Eso es todo. Ahora a la izquierda, por favor.
   – ¿Y cuánto tiempo estaremos dando vueltas?
   – No sé… un CD. Eso es. Lléveme a Callao, a la FNAC. Voy a comprarme ese CD de Pearl Jam. Se lo quedó ella, ¿sabe?. ¡Que se joda!.

   Al llegar a aquel destino improvisado, me pagó con un billete arrugado.

   – Quédese con las vueltas. Muchas gracias. 

   [Nota: Al bajarse del taxi, noté sus ojos empañados]





Los taxis también lloran
Sunday 11 March 2007 [14:15]

los ciegos, los sordos   Como no soy un “ciudadano de bien”, ni una “persona normal”, el sábado por la tarde decidí esconderme bajo mi cama, y así poder temblar a mis anchas abrazado al recuerdo de una nación pacífica y democrática (cuatro esquinitas tiene mi patria, cuatro pancartas que me la guardan…).
 
   No contento con esto, mi instinto macabro me llevó a encender el televisor, o bien, concretando, a sintonizar esa cadena plural que algunos llaman Tele Madrid (y los “ciudadanos de mal” llamamos Tele Espe): 
   La primera imagen me llevó a la Plaza de Colón; a vista de pájaro (o de águila), una gran masa de banderas eran ondeadas al unísono, como manejadas por los mismos hilos, o por los mismos brazos de una patria unida por la misma sangre (¿roja o azul?).
   El siguiente plano (excelente producción, por cierto) se acercó a los manifestantes. Todos eran altos y guapos, y vestían muy bien, muy conjuntados, con pantalones de pinzas y jerseys anudados al cuello (hacía un buen día).
    Luego comenzaron las declaraciones, los primeros planos, las confesiones, el verdadero sentir del manifestante: “me parece repugnante que De Juana esté en la calle después de 25 asesinatos” (que yo sepa, se encuentra en 2º grado por un delito de amenazas, y fue el PP quien le redujo la pena por esos asesinatos gracias, entre otros méritos, a escribir un libro cargado de lindezas); “Zapatero quiere darle Navarra a sus amigos de ETA (¿de donde ha sacado eso?). 

   Siguiente plano:AcebesZaplana riendo (¿de qué se ríen?; ¿qué les hace tanta gracia?). Fundido con la siguiente imagen: atril y discurso final de Rajoy previo al Himno Nacional (ahora es suyo, como el lazo azul).

   Una hora después (para darles tiempo a brindar con un buen Reserva en Embassy) salí con mi taxi, aun con miedo en el cuerpo.

   Al pasar por el lugar de los hechos me alivió comprobar que España no se había roto (el asfalto del Paseo de la Castellana no presentaba grieta alguna). Las banderas de España se habían transformado en jóvenes con ganas de vida.

   De entre todos los servicios realizados aquella noche, tan sólo un usuario (tan elegante como los que aparecían por la tele) me preguntó por la manifestación:

   – ¿Ya han hablado de cifras?
   – No; creo que no – dije mientras pensaba: ¿acaso importa?. La Delegación del Gobierno dirá una cosa y la Comunidad de Madrid, otra. Y cada uno se quedará con la cifra que más le interese.

   [¿Queréis dos españas?. Pues yo prefiero 40 millones de españas. ¿Quién gana?]





Sobrevolando la adicción
Friday 9 March 2007 [10:53]

colas pequeñas   Aquel hombre, al montarse en mi taxi, suspiró con alivio. Aeropuerto de Barajas; 21.30 horas:

   – Vengo de Miami. Después de diez horas sin poder fumar, aterrizo en Madrid y me doy cuenta que ya no me apetece. ¡Se me han quitado las ganas!.
   – Cuénteme el secreto, por favor – le digo.
   – Será esta ciudad, el ambiente que se respira, no sé…
   – Lo dudo. No creo que Madrid sea la ciudad más apropiada para dejar de fumar.
   – ¿Por qué lo dice?
   – ¿Es la primera vez que viaja a Madrid?
   – Sí.
   - ¿Es usted creyente?
   – Sí.  
   - Que Dios le ampare.





Preguntas simpulso (no.8)
Wednesday 7 March 2007 [23:18]

todo son preguntas   ¿Por qué en la T-4, minutos antes del famoso atentado de ETA, la Policía Nacional desalojó a todo el mundo excepto a los taxistas que esperaban en el interior de sus vehículos?

   ¿Por qué varios compañeros sufrieron heridas de diversa consideración por no haber sido avisados?

   [Nota: La parada de taxis se encuentra a escasos 15 metros del fatídico parking]





Fuegos fatuos
Tuesday 6 March 2007 [20:17]

por el espejo veo muertos...  He vuelto a pasar con mi taxi por Avenida de América. He vuelto a mirar a lo alto de aquel edificio, con estupor.

   Meses después de aquel post fundacional, el cartel luminoso de Air Madrid continúa encendido.

   Meses después, comienzo a entenderlo todo: los aviones murieron por sobredosis de luciérnagas.





Encerrado en mi propia piel
Monday 5 March 2007 [20:06]

mi primera kagada   Recuerdo mi primer día de trabajo al volante de un taxi. No existía el GPS, y para encontrar las calles tenía que asomarme a cada esquina para leer su placa, con el callejero en una mano y el pañuelo (húmedo de sudor novato) en la otra.
   Recuerdo que, en la tercera o cuarta carrera de mi taxi-vida, un taxista desaprensivo se cruzó de improvisto, y tras un brusco frenazo, bajé mi ventanilla y le grité:

   – ¡Taxista tenías que ser!

   El usuario me miró a través del espejo con extrañeza. Entonces comencé a comprenderlo todo.

   Y sin pensarlo dos veces, tomé un palillo y me lo metí en la boca.





Declaración de intenciones
Sunday 4 March 2007 [20:15]

simpulso proyectado   Máxima para un simpulso cualquiera: “Convierte tu trabajo en una obra de arte única e irrepetible”.

   Y yo digo: disfruta de tu trabajo.
   Y yo digo: aprende algo nuevo cada día.
   Y yo digo: cómete el mundo en porciones individuales. 
   Y yo digo: nuestra capacidad creativa nos diferencia del resto de los animales.
   Y yo digo: crea.
   Y yo digo: construye, respira, observa, escucha, analiza, mastica, vuelve a masticar.
   Y yo digo: nunca escupas, ni vomites más allá de lo estrictamente necesario.

   Soy taxista y hablo con desconocidos, y aprendo de ellos, y admiro cada tarde el ocaso de un sol sodomizado por su horizonte, y acaricio cada curva del trazado, y observo las calles, y estudio mi espejo retrovisor.  Y , tomo café con desconocidos. Con dos de azúcar.

   Foto: “Cabeza de simpulso sobre proyección aleatoria” (según los ojos de V.)





<< Página anteriorPágina siguiente >>
Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -