titulo
Mi dimisión como hacedor de taxibromas
Monday 16 April 2007 [11:48]

pequeña broma   Mujer elegante, madura, de piel alicatada en crema cara, enjoyada hasta el tuétano (¿qué es el “tuétano”?):

   – ¿Me lleva a Velázquez esquina Ortega y Gasset, por favor?

   – Claro – dije.

   Un par de manzanas antes de alcanzar su destino la mujer, mientras manipulaba su monedero, me dijo:

   – ¡Vaya!. ¡No tengo más que 5 €!.

   En ese instante el taxímetro marcaba 4.95€.
  
   – Si le hace falta dinero, yo se lo presto… – dije.
   – ¿Me lo está diciendo en serio? - soltó, sorprendida.
   - (…).

   (Los puntos suspensivos de mi respuesta atendió a un colapso mental transitorio).

   Lejos de parar el taxímetro según dicta la lógica aristotélica, me detuve en el destino indicado, cuando marcaba 5.20 €. La mujer, aun con cara de sorpresa, me tendió su billete arrugado el cual tomé entre mis dedos (dotados de párkinson también transitorio). Al bajarse del taxi, agaché la cabeza, derrotado, y continué la marcha.

  

   [Nota: Mis bromas declaran un "alto el juego permanente". Cuando esta ciudad recupere su pulso normal y no muestre los dientes como arma, continuaré bromeándolo todo. Mientras tanto, dimito]





nilibreniocupado TV
Sunday 15 April 2007 [11:40]

Tras aquellos retazos de voz compilados en la sección “Radio-Taxi”, nilibreniocupado continúa su incansable ascenso (o descenso, según se mire) hacia la nada con una nueva sección llamada “Tele-Taxi”.

Pinchando donde os plazca, aparecerá un simpulso cualquiera entrevistado en el programa “Nada Partidarios” de Intereconomía TV.

[Gracias (desde lo más profundo de mi taxi) a Rafael Martínez Simancas (director del programa), Beatriz Matías (productora de paciencia infinita) y, una vez más, al inmenso Fernando García (el mejor webmaster a este lado del taxímetro)]





Preguntas simpulso (no.11)
Friday 13 April 2007 [15:01]

todo son preguntas    ¿Por qué los usuarios me preguntan “minuto y resultado” de diversos partidos de fútbol mientras los altavoces de mi taxi escupen jazz?

   ¿Por qué el número de usuarios que me hablan de fútbol siempre es directamente proporcional a los días transcurridos sin afeitarme?

   ¿Por qué no aparecen por televisión ningún futbolista saliendo de un taxi y, sin embargo, aparecen de forma habitual conduciendo vehículos de color negro o plata?

   ¿Por qué los futbolistas sólo conducen vehículos de color negro o plata?

   ¿Por qué mi taxi es blanco?





Ese sexto sentido del humor
Wednesday 11 April 2007 [17:26]

sustí­simo   Tres curvas después de bajar la bandera ya nos encontrábamos manteniendo una sesuda conversación sobre el difícil arte de conducir por Madrid.

   – Aprobé el examen práctico hace dos meses, y el mes pasado decidí comprar un coche de segunda mano; lo manejo bien, aunque aun no me atrevo a circular por autopista… – continuó la mujer (mediana edad, rostro cándido).

   – Me alegro mucho – dije mientras me incorporaba a la M-30 -. A ver si me animo de una vez y me saco el carnet yo también…

   De súbito, la mujer palideció cual proyecto de pan. Luego se abrochó el cinturón de seguridad agarrando la puerta con ambas manos.
   Al advertirme el espejo de aquel comportamiento mojado en pánico, reculé (por apática cobardía) confesando:

   – Es una broma. Tranquila, mujer…

    

   [Taxirreflexión: las grandes ciudades están perdiendo (a una velocidad alarmante) el sentido del humor] 





Mi segundo palomicidio (involuntario)
Tuesday 10 April 2007 [20:16]

la capilla asesina   Tras aquel post “Mi primer palomicidio (involuntario)” decidí iniciarme en el ritual de rezarle cada noche a San Diesel (patrón del bajo consumo) para pedirle salud y calidad de vida al sufrido sector de las palomas urbanas. Meses después, a raíz de los hechos expuestos a continuación, he decidido renunciar a tan beato empeño:

   Esta misma mañana, circulando por la calle Arturo Soria, he vuelto a atropellar (involuntariamente) con mi capilla a otra paloma (digo “otra” porque no creo que se trate de la misma paloma de aquel post). En esta ocasión ni siquiera reparé en su presencia más allá del impacto propiamente dicho (“¡plop!”), seguido por una gran orgía de plumas sobre el frío y cruel asfalto. 

   Tan reprobable capricho del destino me ha llevado a las siguientes cuestiones:

   – ¿Por qué tienen que tocarme a mí las palomas más gilipollas de toda la ciudad?

   – Si tras matar (involuntariamente) a una paloma me gané el infierno, ¿donde iré, pues, tras haber matado (involuntariamente) a dos?

   - ¿Existe el infierno del infierno?

   - ¿Los pecados (involuntarios, insisto) son acumulables?

  

   [Nota: Según la verticalidad maciza de mi capilla (ver foto), os invito a imaginar somera hostia]





Hombre rico, hombre pobre
Monday 9 April 2007 [21:04]

se abla espanol   El pavimento de aquella zona residencial presentaba un buen número de pronunciados resaltes. En cada uno de ellos, el taxi subía y bajaba cual cayuco a la deriva, y mi usuario se agarraba como podía: con una mano al pasamanos, y con la otra a su corbata (para esto último no tengo respuesta).

   Tras rebasar un par de esos resaltes, mi usuario (americano por los cuatro costados) rompió el silencio:
   – Estos montáculos, terribles… ¿se dice “montáculos”?
   – Mon-tí-cu-los – dije con sorna.
   – Español muy difísil… muchas palabras para desir misma cosa… ¿Qué más palabras para desir montáculos?
   – Baches, resaltes… son sinónimos.
   – ¿Qué significar “sinónimo”?
   Entonces reparé en la dicotomía mental que suponía buscar un sinónimo de la palabra “sinónimo”:
  – Dos palabras son sinónimas cuando significan lo mismo.
  – Muchos sinónimas en España. Yo americano, y en mi idioma no tengo sinónimas. Solo una palabra por cada cosa. Estados Unidos, el país más rico y más pobre del mundo, jajaja…
  – Rico y pobre son antónimos.
  – ¿Cómo dice?
  – Nada, nada…





El aislante psicomatográfico
Sunday 8 April 2007 [22:08]

el Freud aislante   Un director de cine cuyo rostro no supe identificar (joven, pero no demasiado; alto; moreno; de aspecto casual), tras montarse en mi taxi, comenzó a intercambiar opiniones con su asistente:

   – Esos decorados se están comiendo todo el presupuesto - comenzó el asistente.
   – Pensé que ya habíamos solucionado ese tema…
   – ¿Y el vestuario?. ¿Qué coño pasa con el vestuario?. No tenemos a nadie que se ocupe; porque ese tío, el italiano… he visto su trabajo y no vale… al menos, para esta peli, no vale… y te recuerdo que nos hemos comprometido a cumplir el plazo: Dos semanas, David; dos semanas…
   – El vestuario tan sólo es un pequeño problema – dijo el director despreocupado.
   – Te equivocas, David. Es un gran problema. En estos momentos es el problema.
   
   El director se quedó pensativo. Momentos después, con tono pausado, dijo:

   - ¿Sabes para qué sirven los psicólogos?
   - ¿Eso qué coño tiene que ver con el vestuario?
   – Los psicólogos sirven para aislar cada uno de tus problemas. El paciente hace de un problema puntual el epicentro de su mundo, y el psicólogo le demuestra que su vida es mucho más amplia, lo que le permite aislarlo y, con ello, restarle importancia. Encontrar a la persona adecuada para el vestuario no es el problema, sino un problema. ¿Entiendes?
   – Me temo que trabajamos a distinta frecuencia, David… 





La reconquista
Friday 6 April 2007 [17:25]

él sabe que es ella   Dentro de mi taxi, bajo mil millones de gotas que suman lluvia, escucho la radio:

   Habla una mujer. Lleva años practicando lo que ella denomina “erotiviajes”. Viaja a cualquier ciudad del mundo con su pareja pero por separado: él viaja en tren, por ejemplo, y ella lo hace en avión, con la intención de buscarse en el destino a través de sus calles.

   – Nuestro último viaje lo hicimos a París. Yo tomé un avión y él viajó en tren, con la intención de buscarnos por la ciudad a lo largo del día siguiente. Para encontrar a la otra persona tienes que conocerla muy bien, ponerte en su piel y pensar en los lugares que él visitaría. Hemos realizado este mismo experimento un total de siete veces por distintas ciudades del mundo y siempre nos hemos encontrado.

   – ¿Cómo son esos encuentros? – pregunta el locutor.

   – Cada viaje supone una nueva conquista. Al encontrarnos, nos miramos y, sin mediar palabra, comenzamos a besarnos como si fuera la primera vez. Resulta de lo más excitante, un soplo de aire fresco para cualquier relación…

   Miro a través del espejo, pero no encuentro a nadie. Necesito comentar con cualquier usuario lo que acabo de escuchar, pero mi taxi se encuentra libre. Es una lástima, porque llueve mucho, las calles se encuentran vacías y esta historia lo merece…





Preguntas simpulso (no.10)
Wednesday 4 April 2007 [11:14]

todo son preguntas   ¿Por qué la mayoría de los usuarios gays tratan de seducirme a través del espejo a cualquier hora del día?

   ¿Por qué las mujeres, en mi taxi, sólo tratan de seducirme a altas horas de la madrugada, con un par de copas de más?

   ¿Existe alguna conexión invisible entre los gays abstemios y las mujeres etílicas?

  

   [Nota: Mi madre dice que soy muy guapo]





Guía práctica del buen entendedor
Tuesday 3 April 2007 [17:42]

la era del taxi   La palabra taxi es, según algunas fuentes, un apócope del griego taxímetrotaxi, tasa, y metron, medida– nombre que recibe el aparato que mide el precio de la carrera, y también el vehículo en sí. Sin embargo, según otras versiones, taxi derivaría del apellido de la familia italiana De Tassis, a la que Carlos V concedió la creación de la primera red de postas. Una rama familiar pasó a Austria y se germanizó como Von Taxis, dando nombre al servicio de transporte hoy universal.

   Dicho lo cual, si viajas a Tailandia, o a Estambul, o a cualquier otra parte del globo y preguntas por un “taxi”, cualquiera podrá entenderte.
 
   Sin embargo, si acudes a Connecticut y lanzas al aire palabras como: “amor”“víscera”“Sánchez Dragó”, nadie sabrá de qué coño hablas: te reducirán, te esposarán y te aplicarán su famoso Artículo 33, párrafo 1 (sobre locos e inyecciones letales).

  

   [Conclusión: Menos sentimientos y más taxis  





<< Página anteriorPágina siguiente >>
Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -