titulo
Como quien se alimenta de charcos
Wednesday 8 November 2006 [12:03]

lo que hace la sed   No estamos preparados para la lluvia porque no podemos entender que algo caiga del cielo sin nuestro permiso, y nos empape, y nos rompa el diseño de un peinado perfecto o de unos zapatos fuera de temporada. Madrid se muestra impotente cada vez que llueve. Las alcantarillas se declaran en huelga por sobredosis de gula y entonces se forman charcos y los túneles que inauguraron hace un par de horas cierran al tráfico por pura impotencia húmeda, y los coches se multiplican por miles (parece que el agua potencia el milagro de los panes y los Mercedes), y el tráfico se hace insoportable, y las escobillas del parabrisas prefieren cualquier Guantánamo mientras ese obrero de la M-30, bajo cientos de litros de agua disfrazada de hilos gruesos te mira con ojos de sed, temblando no de frío, ni de miedo, sino de nostalgia por un futuro que nunca existió.
   Y los clientes se montan porque tienen que disimular su desidia, porque la lluvia les carga las pilas de agua con el único deseo de llegar a casa, triunfadores, con el zapping como última meta del día. Nos volvemos vulnerables pero disimulamos muy bien. Cuando llueve todo el mundo actúa en lo que acaba siendo la función de su vida.

   Y abrir el paraguas no es más que un corte de mangas al cielo, que nos mira desde arriba, con la superioridad de un ciego.

   Y que viva la lluvia, aunque pierda.

 




No hay bajadas de bandera »

No comments yet.

¡Baja la bandera!


6 + = 9



Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -