titulo
La confianza se mide en kilómetros
Monday 22 January 2007 [16:15]

el Doncel de Sigüenza   Los 130 kilómetros que separan Atocha RENFE de Sigüenza (Guadalajara) ofrecen muchas posibilidades. El usuario [unos 50 años, gafas de pasta y jersey gris tejido por la abuelita de marras]* se sentó a mi lado y, cual víctima por sobredosis de Palabrol 500, no paró de hablar en todo el trayecto (más de 1 hora). Como demuestro a continuación, la intensidad de sus confesiones creció con la distancia (en kilómetros):

   Km. 0,100.- Coger un taxi es lo mejor que he podido hacer, sí señor. El próximo autobús no sale hasta mañana

   Km. 5.- Vivo en Gandía con una familia que “me cuida”. Les pago 700 € y me hacen la comida y me planchan.

   Km. 20.- Una vez me desaparecieron del cajón 170 € y yo sabía que había sido ella, porque no había nadie más en casa; pero claro, se lo dije y se enfadó muchísimo.

   Km. 40.- Me cuidan porque la cabeza no me funciona muy bien, ¿sabe usté?. Tomo pastillas, y me hacen mucho bien, no se crea. El psiquiatra está muy contento conmigo; dice que me ayudan a controlar mis impulsos (¿o dijo simpulsos?).

   Km. 60.- Mis padres murieron, los dos. Y ahora, claro, cobro una pensión de invadidiez, o de invalidez, o como se diga.

   Km. 85.- Le presté a la mujer que me cuidaba 32.000 € y ahora voy a Sigüenza porque me ha dicho que me va a devolver lo que pueda y tengo que firmar unos papeles con el notario.

   Km. 100.- Todo me va muy bien. Ahora el único problema que tengo es con el maldito teléfono, con las líneas eróticas esas. Y claro, a la media hora se corta sola (la línea), para que no gastes demasiado, por ley. Pero claro, vuelvo a llamar. También soy adicto, pero menos, a los clubs; tomo precauciones, no se crea, que hay mucho sida y mucha cosa mala por ahí.

   Km. 135 (final del trayecto).- Pare en este cajero. Si no se fía le puedo dar la tarjeta y el código para que se cobre usté.

  

   Dicen que el rostro del Doncel de Sigüenza cambia según tu estado de ánimo. Si te encuentras melancólico, por ejemplo, notarás en sus rasgos cierta melancolía. Yo, cada vez que me fijo, le veo con cara de taxímetro

   *  [Nota: El anonimato de este y otros usuarios queda asegurado al no publicar datos personales concretos e identificables; ni nombres, ni direcciones, ni referencias comprometedoras, etc.]




27 Bajadas de bandera »

    Yo, sin embargo, te veo muy bien. Ah!, y vicios tenemos todos. Tu cliente, con las líneas eróticas. Yo, con este blog.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 16:32



    Es cierto, todos tenemos nuestros vicios, unos los confiesan y otros no.
    Muy bonito eso del Doncel de Sigüenza, no sabía ese chascarrillo.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 16:56



    Jaja, pobre hombre y pobre tu! Pues sabes que? A mi me pasa al reves. Me meto tranquila en el taxi, digo Ciudad de la Imagen por favor y salgo del taxi 20-25 minutos despues con una historia de vida mas. No se que tendre yo que de animo a los taxistas de confesarse. Aproposito, Sr. X que me llevo a Barajas la ultima vez, espero que la boda de su hija ha ido bien, a pesar del hecho que el marido es mas bajito y feo…;0)


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 17:21



    A mí también me pasa al revés.. si subo a un taxi rezo para que el taxista no me dé la chapa. Ya si encima lleva banderita de España y escucha la Cope me pongo de rodillas si hace falta y hago añicos mi ateísmo.

    Aunque he de reconocer que exceptuando al taxista falangista que me dio ganas de matar y algún que otro más, la mayoría con los que ha hablado tengo buen concepto de ellos… pero seré así de antisocial que no me apetece entablar conversación. Así que hace un año y pico me saqué el carnet y lo que no me gasto en taxis lo hago en gasolina.. pero puedo apagar y encender la radio a mi antojo.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 17:51



    No sé quien dijo que no te fíes de quien te diga que tiene vicios inconfesables y no los confiese… (y si nadie lo dijo, pues lo digo yo).
    La escritura es el espejo del alma, simpulso, y tus orejas deben invitar a la confesión. Así que mejor que no me cojas como cliente porque conmigo acabarías como la abuelita de “Aterriza como puedas”.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 18:16



    Menos mal que ha caido en tus manos si llega a caer este hombre en otro sitio lo mismo lo dejan con lo puesto.
    Jeje el abuelete a líneas eróticas oye dile que lea mi blog y le sale más barato jajaj
    Besitos.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 19:12



    Creo que es una plaga… Dejo de estudiar psicopatología y evaluación psicológica y a darme un descansito, y sigo viendo posibles pacientes por todos lados (aunque claro, es que ahora todo el mundo me parece posible paciente, incluida yo misma, debe ser algo así como hipocondría generalizada)


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 19:35



    Jo, con clientes como ese yo me acongojaría… quiero decir, vete a saber si cualquier contestación que le haces a algún comentario le hace dispararse como una alarma. Eso de las pastillas y tal me ha dado miedo!! Y encima un viaje tan largo!

    Por otra parte decirte que me ha encantado este blog, su diseño y la concepción del contenido es originalísimo, así que si no te importa, te pongo en mi blog-roll y pararé por aquí siempre que actualizes!

    Un saludo y buen servicio!


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 19:59



    Hay personas que te cuentan su vida con una naturalidad, contando sus miserias sin pudor a todo aquel con un par de orejas que se siente al lado…Yo como soy tan reservada…


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 20:25



    ¿a cuánto cobras la hora de psicoterapia? es que tengo algunos conflictos internos que me gustaría tratar con un profesional. ¿dónde está tu parada de taxi?bss


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 20:53



    Hay personas que simplemente necesitan contar lo que viven o sienten. En mi caso, lo hago con un blog. Otros, van al psiquiatra. Y otros, toman el taxi.
    Un saludo.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 22:38



    Me ha gustado mucho tu blog y los relatos. Creo que mereces bastante más de cuatro votos que he visto que tienes en el lío de 20minutos, así que te doy el mío.

    Un cordial saludo.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 22:46



    Simpulso, ¿organizamos un master de taxiterapia? Tengo un diván plegable casi sin estrenar…
    Hace tiempo que no ejerzo de psicólogo, pero con nuestras cuatro orejas seguro que hacemos buena “carrera”.


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 22 January 2007 a las 23:42



    No hace falta que te diga que tu blog es impactante… hoy no te leo porque estoy rota pero me guardo tu dirección para venir a asaltarte en cualquier momento en tu domicilio virtual… ¿duermes solo? ¿o tengo que tener mucho cuidado? :)
    bss
    la Roja


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 0:25



    que pedazo de blog te has currado hermano!!! es genial, el viaje en este radio – taxi es sideral, abordamos en el y paseamos dentro y fuera de la fauna urbana, comiendo ciudades y rieles…
    es muy agradable contar kilometros y sumar experiencias. me sumo a la idea de la taxiterapia…
    Ya mismo dejo el voto que bien merecido lo tienes!
    Saludos y nos leemos!


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 1:20



    jajaja. le sale más barato una carrera de 130 kilómetros que una consulta del psicólogo. y se desahoga igual :)


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 4:22



    Pero bueno, es que nadie va a compadecerse del pobre hombre?? Y a maldecir a esa familia de hijos de puta que le están sacando la pasta al pobre abuelo??
    Cada día tengo más miedo a hacerme mayor.


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 10:43



    De la opinión de Clandestino soy, lástima me da el vejete, y lo que le espera al pobre…
    Suerte que se encontró contigo y al menos descargo penas.
    Un beso.


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 12:58



    La labor del taxista como psicoterapeuta no está pagada. La verdad es que le compadezco por casos como éste. Cobrar y regresar sano y salvo, debe ser como ver el cielo.

    Un saludo


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 13:25



    ¿comprase una familia para que te cuide?
    Fantástico.
    Décidido, esta tarde me voy a las rebajas y me compro una.
    Me pregunto qué modelos habrá disponibles.
    ¿tendrán garantía?
    ¿admitirán devoluciones?


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 14:05



    Que mal esta repartido el mundo j****, recibiendo una pension de invalidez y gastandoselo por las esquinas(en el sentido más literal), si hubieses cogido la tarjeta y te hubieses servido tu mismo, no le estarías timando, estarías recibiendo una parte de lo que el esta engañando al estado. Claro que tenemos que ser honrados (no es ironía), y seguir trabajando, mientras que ves como esos viejetes adinerados se gastan la herencia en esas “nietas de prepago”.

    Un saludo


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 17:06



    :D Lo de la cara del Doncel me ha encantado.

    O yo me he perdido o no sé dónde dice que esté estafando a la Seguridad Social. Lo que he leído es que está en tratamiento siquiátrico y que tiene un certificado de invalidez. Bueno, pero tampoco es el tema.

    Yo siempre me he preguntado si un taxista no tiene miedo de que no le paguen. Y más con una carrera así.


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 18:44



    Omanero el miedo siempre existe pero lo normal es cobrar antes de salir cuando es asi tan larga aunque ahi veces que t fias y mas de un abuelo asi, no creo que cuando llegues va salir corriendo. Pero el miedo esta ahi es lo que tiene la vida de “taxidriver” tiene sus pros y sus contras pero bueno vivir en este mundo de todas maneras tiene riesgo y mas como se estan poniendo las cosas. Un saludo a tod@s.


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 20:20



    Alfman, viste la primera peli de Fernando León, “Familia”?? Viene muy al pelo y es cojonuda.

    Simpulso, cómo habría molado que de vuelta te trajeras en carrera al Doncel… qué no contará él también!!


    Anonymous se subió a mi taxi el Tuesday 23 January 2007 a las 21:33



    Grandísima pelicula, de hecho me vino a la cabeza mientras escribía el cometario, aunque en realidad yo pensaba en algo más desoladoramente consumista y menos romántico.
    Surrealismo de las sociedades modernas.
    Ya es posible cualquier modelo de existencia.
    Pero en fin, quizá debamos hacer lo que hace el doncel, observar y cambiar la cara como reflejo de lo que sucede ante nosotros.
    Resulta comodo y aporta una piel impermeable a los acontecimientos.


    Anonymous se subió a mi taxi el Wednesday 24 January 2007 a las 14:11



    Como está el mundo!!! Bravo, me voy a hacer taxista!!! A ver si me pasa a mí eso tb ;)


    Anonymous se subió a mi taxi el Wednesday 24 January 2007 a las 23:23



    Yo en busca de vocación y me encuentro con este blog…me dan ganas de meterme a taxista pero no me gusta el volante demasiado. Me quedo con ese retrovisor de rostros pasajeros. A partir de ahora tomaré taxis en vez de metros en Madrid a ver si alguna vez doy contigo.
    Felices e interesantes bajadas de bandera!


    Anonymous se subió a mi taxi el Friday 26 January 2007 a las 18:01


¡Baja la bandera!


− 1 = 8



Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -