titulo
El héroe violado a traición por la heroína
Friday 16 February 2007 [19:07]

sin llaves   Las apariencias engañan, o duelen, o ambas, o ninguna…

   Aquel tipo, de aspecto impecable, me pidió llevarle a MercaMadrid (el mercado central que abastece a toda la capital); sin embargo, antes de alcanzar la última rotonda, me sugirió un cambio de rumbo.

   - Gire a la izquierda.
   - Para llegar a MercaMadrid tendríamos que continuar todo recto…
   – Lo sé, lo dije para orientarle. Gire a la izquierda.
   – ¡Ni hablar!. Por esa carretera no me meto. Si quiere le dejo aquí, y usted continúa caminando…
   – Le he dicho que gire a la izquierda y continúe hasta donde yo le diga, ¡coño!. Cuando me baje, eche el seguro y salga echando leches…

   Aquella carretera conducía al poblado de las Barranquillas (según dicen, el supermercado de la droga más grande de Europa). Comprendí que aquel hombre o bien era un heroinómano con posibles, o bien uno de los capos que manejaban el negocio. En cualquier caso, se convertía en alguien peligroso cuya reacción ante mi negativa sería imprevisible. Así pues, apreté los dientes, y continué calle abajo.
   A ambos lados de la carretera, numerosos esqueletos partían, cabizbajos, en busca de su ración diaria de drogaína, cual ánimas en su último viaje al pelotón de fusilamiento. Un infierno500 metros sobre el nivel del mar.

   Al bajarse, un par de tipos (o de espectros) trataron de acercarse a mi taxi (caminando como en el vídeo de Thriller). Eché el seguro y al girar las ruedas con furia pasé a pocos centímetros de un hombre que se estaba pinchando detrás de la rodilla, en su mundo, sin percatarse siquiera de mi maniobra, o de ser atropellado, o de nada más allá de la enésima dosis del día.

   La decadencia en 3D, en technicolor, en Dolby Surround; todo ello muy por debajo del suelo a pocos metros de nuestra vida cómoda. Campañas para reparar el Tercer Mundo, para los que no comen, ni beben, y nos olvidamos de ese Tercer PsicoMundo que se encuentra escondido (porque no es decorativo) en nuestra misma ciudad. Personas cuyo futuro pertenece al pasado. Cárceles cuyos barrotes son putas jeringuillas.

   Y Dante no tuvo los suficientes cojones para hablar de ellos.  

   ¿Quién ha dicho que la vida es justa?. ¿Quién piensa que Dios es “Todopoderoso”?




16 Bajadas de bandera »

    yo nunca he estado ahí. sólo he visto las barranquillas por televisión. y me parece increíble que se trate de la misma ciudad en la que vivimos. cuando parece otro universo :_(


    Anonymous se subió a mi taxi el Friday 16 February 2007 a las 21:59



    Por favor, usen las toallas después de lavarse las manos.Gracias.

    Lamentablemente ,es así.Mejor no mirar,no saber…;pero así somos casi todos.
    Un saludo.


    Anonymous se subió a mi taxi el Friday 16 February 2007 a las 22:00



    La vida se empeña en dejarme sin palabras casi a diario. Me cuesta culpar a nadie de mirar a otro lado, porque de una u otra manera yo tampoco miro de frente a este tipo de problemas.
    Simpulso, desde el blog haces de nuestros ojos, como los dedos del ciego del otro día…


    Anonymous se subió a mi taxi el Friday 16 February 2007 a las 23:27



    Las Barranquillas esta en un lugar medio escondido de una ciudad maravillosa.Tal vez sea por eso que es más fácil no mirar hacia allá.

    Caracas, la ciudad donde nací, crecí y me fuí,es un valle rodeado de cerros que alguna vez fueron verdes y que ahora son color ladrillo y cartón. Es imposible no ver los millones de ranchitos donde viven millones de niños que no tiene nada que comer. Pero la ceguera es uno de los males que más aqueja a los caraqueños, que van en sus coches con las lunas cerradas, aire acondicionado y la radio a todo dar.

    Es bueno abrir los ojotes, nos hace más humildes y solidarios.

    Bueno, perdonen mis relatos lejanos, pero es que algo he aprendido al vivir en tantos sitios diferentes: que al final, vayas donde vayas, todos somos iguales.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 0:29



    No conocía esa zona (amos no soy de Madrid pero he ido millones de veces). Pues sí, muchas veces no nos damos cuenta de las cosas que hay a nuestro alrededor (o si nos damos cuenta solemos cerrar los ojos)…


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 0:44



    Pues yo si la conozco porque me interesa ver en directo para hacer la foto. No soporto que me cuenten la historia si la puedo ver.
    Si alguien quiere ir no tiene mas que decirmelo, a mi no se me caen los anillos por ir ahí.
    Como tempoco ir a las manifestaciones contra la pobreza, a las que vamos unos pocos de cientos de…locos. Solos.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 1:40



    Cada vez los “polos” se separan más. Los ricos o la gente con dinero cada vez lo son más, y esto hace que la gente humilde vaya desplazándose al escalafón de pobre (sin menospreciar a los que realmente lo son). Yo solo espero que, ya que el planeta es redondo, estos polos se alejen tanto que llegué el día en el que se crucen de nuevo y les toque empezar de cero por si mismos, y llegue de este modo la igualdad al planeta. Es más, haría una ley que prohibiera tener mas dinero de la cuenta a cada uno de nosotros y por supuesto otra que prohibiera tener menos. ¿A quien de nosotros perjudicaría tal ley?

    Reciban una piruleta de remolacha de la buena.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 10:59



    Solo cuando estallan las situaciones extremas, sólo cuando las mentes bienpensantes (entre las que todos nos encontramos en alguna ocasión) se escandalizan ante lo que siempre ha estado ahi, aunque oculto, es cuando nos damos cuenta del lado oscuro de la vida que estamos construyendo.

    Besos desde el agua.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 12:15



    Cada vez se llevan los poblados marginales más lejos, no sea que a los del Comité Olímpico les de un síncope la próxima vez que visiten Madrid. Las autoridades de la capi prefieren esconder las miserias bajo la alfombra que mover un dedo por solucionarlas.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 18:20



    Impresionante. La verdad es que cambia mucho la perspectiva de una persona pasarse, aunque solo sea unos minutos, por un lugar así. Y se ven las películas de George A. Romero de otro modo, también.

    Saludete.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 22:13



    Welcome to de 4° World, bienvenidos al 4° Mundo. No bajen las ventanillas por favor o entrará volando la miseria ajena. Si miran a su derecha verán los frutos esqueléticos del capital, y a la izquierda se extienden al sol los futuros cadáveres de los despojados. A su espalda queda la vida, delante no hay nada.

    No se bajen, muerden.

    Así es la vida, y así me la has contado.

    Muy buen post, gracias.


    Anonymous se subió a mi taxi el Saturday 17 February 2007 a las 22:48



    Cuando, de vez en cuando, nos damos cuenta de la realidad que nos rodea y entonces es cuando nos paramos a pensar de las tonterías que nos preocupamos y con las que nos ahogamos en un vasito de agua…
    Como siempre, gracias por mover algo aquí dentro.


    Anonymous se subió a mi taxi el Sunday 18 February 2007 a las 12:56



    En el trayecto de Atocha-El escorial, que era un trayecto que yo hice durante dos años se pasaba por una zona marginal, similar al barrio de Barranquillas. Muchas veces volvía la vista, para no ver tanta miseria. Otras, los miraba de frente, como tú dices, cadáveres en pie en busca de su sustento. Casas de carton y uralita, donde tenía que hacer un frío de co…

    nunca me resultó indiferente
    nunca hice nada

    Un abrazo


    Anonymous se subió a mi taxi el Sunday 18 February 2007 a las 13:13



    Me han entrao hasta escalofrios con el hombre ese…no conocía la existencia de ese lugar de Madrid, pero supongo que en todas las ciudades grandes hay un punto asi.
    La realidad es muy dura, y los límites de las personas son cada vez mas grandes.Un saludo


    Anonymous se subió a mi taxi el Sunday 18 February 2007 a las 16:38



    El Infierno está muy cerca de nosotros, lo triste es que nadie quiere mirar. Los motivos muchos, miedo, indiferencia, incompetencia…
    Es muy cierto que siempre vemos el infierno en otras latitudes, en otras razas, otras religiones, pero preferimos ignorar que lo tenemos en el piso de abajo.

    Un magnífico post

    Abrazos y ten cuidado en otra ocasión


    Anonymous se subió a mi taxi el Monday 19 February 2007 a las 9:59



    A veces me pregunto si la vida tiene algún sentido. Si Dios realmente existiese debería volver a bajar para ayudar a toda esa gente que lo pide a gritos.


    Anonymous se subió a mi taxi el Sunday 25 February 2007 a las 19:59


¡Baja la bandera!


7 × 8 =



Sindicación de contenidos RSS 2.0
Esta página funciona con WordPress - Diseño: Fernando García B.
¡CSS Válido! -